barco a motor, barco a vela

Comprar un barco: hay muchos tipos de barcos y encontrar el mejor para nosotros no es el único desafío. ¿Qué hacemos para que todo el proceso de compra sea un éxito?



 

Comprar un barco puede ser una de las experiencias más agradables de nuestras vidas ya que tiene el potencial de cambiar la forma como disfrutamos de nuestro tiempo libre junto a los amigos y a familia, y porque no, también a solas. Sin embargo, tal como comprar una casa o un coche, también puede ser estresante, así que hemos preparado esta guía para orientar los compradores que han decidido finalmente comprar su primer barco o que necesitan recordar los pasos que hay que dar en el proceso de compra.

Si compramos un barco nuevo el agente se ocupará de casi todos los trámites, pero aún así es importante conocer el proceso de compra de un barco de ocasión ya que algunos consejos son validos para los dos casos.

El barco


Lo primero es decidir cual el barco que mejor se adapta a nuestros planes y presupuesto: quizás esta guía de Cómo elegir el barco apropiado sea un buen paso previo. Es importante recordar que debemos comparar el precio del barco que nos interesa con otros del mismo tipo ya que el mercado de barcos de ocasión agrupa barcos semejantes con precios muy distintos, incluso en el caso de barcos salidos del mismo molde en el mismo año, y ni la opción más cara ni la más barata suelen ser las mejores: más caro no significa más calidad o mejor mantenimiento y muchas veces los chollos ocultan problemas. Es muy fácil buscar y filtrar búsquedas en boats.com y rápidamente nos haremos una idea de lo que hay en el mercado.

Aunque el coste del barco elegido sea la partida más importante, nuestro presupuesto deberá tener en cuenta también los costes de mantenimiento, amarre, seguros, certificación, invernaje y otros costes que pueden depender del tipo, eslora y edad del barco. Tener esto presente nos ayudará mucho en todo el proceso.

Otra cosa importante es disponer de la titulación náutica que nos permita patronear el barco que queremos comprar, y si no la tenemos aún, sacarla lo más rápido posible.

El siguiente paso es hablar con el vendedor, que puede ser un particular o un bróker o agente. Al tratarse de un barco de segunda mano, podemos obtener alguna información previa para asegurarnos de que el vendedor es efectivamente el dueño del barco en cuestión y que no hay cargas o gravámenes pendientes tales como hipotecas impagadas, deudas en algún astillero o mensualidades de amarres. De cualquier forma, en el contrato de compra-venta incluiremos una cláusula que nos proteja de este tipo de riesgo. Nos aseguraremos también de que la documentación del barco está en regla para que no haya sorpresas ni retrasos.

Más información en: Cómo elegir un barco de ocasión

 

Concertar una visita


En nuestra primera visita al barco, si no tenemos la ayuda de un bróker, podemos hacernos acompañar de un amigo o alguien de confianza que conozca bien el tipo de barco que hemos elegido y que nos pueda aconsejar. Empezaremos por verificar el estado del interior del barco: nos fijaremos en la carpintería, en el motor, en la instalación eléctrica, los tanques, sentina, cocina, baños y demás compartimientos. Si estamos satisfechos con el estado general podemos entonces sacar el barco del agua y inspeccionar el casco y sus componentes. Este coste suele correr a cargo del comprador, pero se puede intentar negociar un descuento en el precio de compra, si se llegara a producir.

Hay muchos problemas que solo se identifican sacando el barco del agua. Foto: Neil Rabinowitz.

Hay muchos problemas que solo se identifican sacando el barco del agua. Foto: Neil Rabinowitz.



Si detectamos problemas no demasiado graves, podemos ir anotando todo para presupuestar los arreglos necesarios y negociar un descuento. No debemos criticar excesivamente el barco, principalmente si nos interesa, ya que debemos intentar establecer una buena relación con el propietario y seguramente que él ve el barco de forma distinta a la nuestra.

Podemos hablar con los empleados de la marina o del varadero para saber si los pagos están al día o si saben de algún problema o reparación importante que el barco haya tenido.

Esta es una buena oportunidad para comprobar que el barco tiene fijada la Placa del Constructor y el Número de Identificación del Casco.

Más información en: Inspeccionar el barco antes de probarlo

 

Prueba de navegación


Es el momento de probar el barco. También aquí un bróker o agente pueden ser de gran ayuda ya que si no tenemos mucha experiencia será difícil detectar algunos problemas menos comunes. Dependiendo del barco, podemos contratar a un patrón o invitar a un amigo experimentado que seguramente estarán en mejor posición para valorar el comportamiento del barco y sus equipos. La prueba se debe hacer con tiempo y en distintas condiciones de mar.

Más información en: Comprar un barco: La prueba de navegación

 

Negociar el mejor precio


Buscar y comparar

Consultar el precio de venta y características de barcos similares al que nos interesa en boats.com nos da una buena idea del mercado y nos ayudará a negociar mejor el precio de compra.



 

Es importante asegurarse de que el barco que hemos elegido no es más caro que el precio de mercado. Buscar barcos en venta en boats.com nos puede dar una idea del valor de mercado de barcos similares, aunque los precios de los barcos en segunda mano pueden variar mucho dependiendo del equipamiento, su estado de conservación entre otros factores tales como la ubicación y la época del año en que vamos a efectuar la compra.

Para obtener la mejor evaluación debemos buscar varias fuentes de información como por ejemplo YachtWorld, CosasDeBarcos y algunos foros dedicados a la náutica deportiva. Los brókeres suelen tener acceso a información sobre barcos vendidos y sus precios en el caso de que no nos sea fácil encontrar otras embarcaciones similares en venta en ese momento. Cuántos más datos recojamos, más fácil será tener una idea del valor del barco que deseamos comprar. Cuándo tengamos claro nuestro intervalo razonable de precios y valiéndonos de la información que hemos recabado durante la visita y la prueba de navegación podemos empezar a negociar el precio de compra, aunque para ciertos casos es aconsejable también efectuar una inspección profesional y usar el informe del perito a nuestro favor.

 

Financiación


En muchos casos, la financiación de la compra se estudia justo al inicio del proceso, cuando se piensa en comprar un barco por primera vez. Es importante definir ponderadamente el presupuesto necesario y el montante a financiar, si es el caso. Hay muchas financieras y bancos con líneas de crédito al consumo y merece la pena obtener propuestas de algunos, así como detalles de sus servicios. La financiación normalmente implica la contratación de un seguro así que debemos pensar de que forma esto afectará nuestro presupuesto.

 

Documentación


Un bróker o un agente que nos asista en la compra podrán recompilar toda la documentación necesaria para que todo se procese sin problemas. También podemos contratar una gestoría con experiencia en el sector que no asesore. Pero si preferimos, podemos llevar todo el proceso nosotros mismos.

En algún momento el propietario o vendedor deberá facilitarnos la mayor cantidad de información y documentación posible que acredite la titularidad de la embarcación, su idoneidad y la de los equipos a bordo. Es importante comprobar que toda la documentación del barco esté en orden y disponible. Esto nos hará no perder el tiempo y evita muchos problemas en el momento de hacer el cambio de titularidad.

Estos son los documentos que el vendedor nos debe facilitar: copia de su DNI; Hoja de asiento; Marcado CE y/o Certificado de Navegabilidad e Informe de la Inspección Técnica de Buques (ITB); Certificado de idoneidad de la instalación de equipos radioeléctricos; Solicitud de Autorización de Instalación y/o desmontaje de equipos radioeléctricos; Facturas de los equipos, motores, auxiliar; manual del propietario y otros manuales del equipo a bordo; Permiso de circulación del remolque, si es el caso.

 

Inspección pre-compra o peritaje


En algunos casos contratar una inspección es lo más seguro.

El perito en acción: En algunos casos contratar una inspección pre-compra es lo más seguro.



Una inspección de estado y condición, o una inspección pre-compra, es otro paso previo a la decisión de avanzar con la compra. No todos los barcos justifican una inspección pero si la inversión que pretendemos hacer es importante, esta es una buena forma de saber exactamente lo que estamos comprando. Esta inspección completa y detallada a flote y a seco es un examen no intrusivo de todas las zonas accesibles del barco y de su equipo, para obtener una opinión profesional totalmente independiente y desinteresada sobre el estado, integridad y durabilidad del casco, de la superestructura y de los equipos. Si necesitamos financiación para la compra, también debemos incluir en la inspección una valoración del barco.

Es recomendable saber los costes y condiciones del seguro náutico que deseamos contratar antes de instruir el perito naval, ya que los requisitos de las aseguradoras pueden variar y si al final nos piden comprobaciones adicionales después de terminada la inspección, esto puede implicar más costes.

Si todo va bien, todos estos pasos nos llevarán a formalizar una oferta que una vez aceptada dará lugar al contrato de compra-venta.

Más información en: Peritaje e inspección pre-compra de barcos: Confiar en un experto

 

Contrato


Los contratos de compra-venta de embarcaciones son obligatorios y se rigen por lo dispuesto en el Código Civil existiendo libertad de forma, además, cuando el vendedor es un profesional, el comprador está protegido por la Ley General para la defensa de los consumidores.

Para prevenir problemas, lo mejor es hacer muy bien todo el trabajo previo. Si se ha hecho una inspección, el informe del perito será de gran ayuda para listar y reflejar el estado del barco y sus equipos en el contrato, si no, haremos lo posible por hacer un inventario detallado del barco y de los equipos objeto de la venta y adjuntarlo al contrato.

La Asociación Nacional de Empresas Náuticas (ANEN) y la Asociación de Navegantes de Recreo (ANAVRE) han colaborado para proveer un modelo de contrato de compra-venta así que se puede usar como punto de partida. Según los casos, lo ideal, obviamente, es consultar un profesional que redacte un contrato a medida de la transacción que pretendemos efectuar.

Es común acordar un pago inicial, o señal, en el momento de la firma del contrato.

 

ITP - Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales


Este impuesto se aplica en el caso de que la compra-venta sea entre particulares. El tipo impositivo es del 4% del precio en el contrato , aunque varia según la Comunidad Autónoma. Se puede rellenar el modelo 620 online y pagar la tasa en el banco o dirigirse a la oficina de Hacienda de nuestro domicilio fiscal y tramitarlo allí pagando el montante en ventanilla directamente. Los modelos a rellenar también varían según la Comunidad Autónoma así que lo mejor es certificarse que estamos rellenando el modelo correcto.

Después del pago, solicitaremos el sellado del original del contrato de compra-venta y de una copia que tendremos que presentar más adelante en Capitanía.

 

IVA – Impuesto sobre el Valor Añadido


Si compramos el barco a un agente o bróker, la factura de la transacción incluye el IVA y el vendedor hará la liquidación correspondiente.

 

Trámites con la Administración


Hemos firmado el contrato, hecho los pagos, liquidado los impuestos, tenemos fotocopias de todo y somos los nuevos propietarios del barco pero aún nos falta cumplir con algunos trámites para formalizar el cambio de propiedad.

Esta tramitación se hace en las Capitanías. Se deberá solicitar la transferencia de propiedad de la embarcación rellenando este formulario en duplicado y presentándolo en la Capitanía acompañado de la documentación listada en el propio formulario.

Rellenamos el modelo 790 de pago de la tasa de registro de buques y empresas navieras y pagamos en el banco o hacemos el trámite y pago de la tasa de inscripción online.

Si vamos a cambiar el nombre del barco pagaremos otra tasa, lo que también se tramita en Capitanía.

Las Capitanías suelen tardar unas semanas en tramitar la inscripción pero nos darán un volante de la solicitud así que ya podremos navegar con nuestro barco.

El Ministerio de Fomento dedica una página a las formalidades a cumplir en la compra-venta de embarcaciones de segunda mano así que podemos consultarla para más detalles y actualizaciones.

 

Seguro


Debemos definir también qué tipo de seguro necesitamos. En España, el seguro de responsabilidad civil para barcos es obligatorio y cubre los riesgos de muerte o lesiones corporales de terceras personas, los daños materiales a terceros, pérdidas económicas que se puedan causar a terceros y daños a buques por colisión o sin contacto.

Estas coberturas se pueden ampliar con un seguro voluntario. Existen pólizas con una gran variedad de coberturas y una aseguradora con experiencia en náutica nos puede aconsejar sobre las coberturas más adecuadas para nuestro barco y para el tipo de uso que le vamos a dar pero por lo general un seguro náutico voluntario deberá incluir los siguientes riesgos: daños propios, ocupantes, asistencia en navegación, asistencia en viaje, reclamación de daños a terceros y defensa jurídica.

Más información: Contratar el seguro del barco

Chris Craft Carina 21

La tranquilidad de una buena compra. ¡Y listos para disfrutar! Foto: Chris Craft



Ya sabemos que estamos en España y todo es un poco más complicado y engorroso que en los países de nuestro entorno - la náutica no escapa a la regla - pero ninguno de los pasos que hemos descrito arriba nos va a impedir de llevar a buen puerto nuestra compra y de sumarnos a los miles de personas que disfrutan del privilegio de mirar nuestras costas desde el mar. ¡Bien venidos a bordo!

 

También le puede interesar:

Cómo escoger una lancha neumática

Cómo escoger un barco a vela para travesías oceánicas

 10 objetos imprescindibles que cualquier barco debe tener a bordo

Anuncio