Existe una enorme gama de opciones para mantener la obra muerta de su barco en perfectas condiciones o para devolverle su esplendor. Sin embargo, las soluciones más obvias (o caras) no siempre son las mejores.

yate atracado

No hay nada como el brillo resplandeciente de un barco con clase. Foto: Gary Reich



 

PINTURA MONO O BICOMPONENTE?

Las pinturas convencionales para náutica de un solo componente, como el esmalte monocomponente, dependen de la evaporación de un solvente de base de aceite para el secado. Las pinturas de dos componentes funcionan de otra forma: cuando se mezclan, los dos componentes crean una reacción química que transforma los dos ingredientes en una capa dura y protectora.

Las pinturas monocomponente (esmalte o poliuretano) tienen la ventaja de ser de aplicación fácil y rápida pero algunos de estos esmaltes pueden ser relativamente blandos, lo que significa que son propensos a sufrir daños por el roce de las defensas, amarras u otros elementos que golpeen la obra muerta. Los poliuretanos monocomponente se comportan mejor en este aspecto pero suelen tener menos brillo y por veces se destiñen con alguna rapidez con  la exposición a la luz solar.

Un barco pintado con pintura de un componente puede tener buen aspecto al inicio pero es bastante blanda así que no resiste a la abrasión.

Un barco pintado con pintura de un componente puede tener buen aspecto al inicio pero es bastante blanda así que no resiste a la abrasión.



 

La pintura de poliuretano de dos componentes para náutica suele tener mucha más resistencia al desgaste que cualquier pintura de un componente, mientras que algunas como Awlgrip y Imron son más duras que el gelcoat sobre el que se aplican. La pintura de dos componentes puede durar el doble de una pintura monocomponente. La desventaja aquí es que la aplicación es más difícil y cara. Los dos elementos dependen de una reacción química para que cuajen así que hay que mezclarlos muy bien y la vida de la mezcla es limitada. Además, la pintura de dos componentes, sea imprimación, capa de fondo o acabado, no puede ser aplicada sobre pinturas  monocomponente ya que los solventes en la pintura de dos componentes dañaran la capa existente.

 

CONTAR CON LA AYUDA DE UN PROFESIONAL

Una reparación completa de la obra muerta con pintura Awlgrip, Imron u otro poliuretano de dos componentes como el nacional Esmalte Poliuretano + Acrílico Titan Yate, podrán conservar un aspecto perfecto por diez años o más, especialmente si el producto usado es de la máxima calidad. El inconveniente es que se trata de un proceso costoso; es posible que se sorprenda con el presupuesto que le hagan, por ser excesivo, si es la primera vez que recurre a un profesional para la pintura de su barco.

Además de ser necesario mucho trabajo de preparación, parte del problema es que en muchos casos, no existe alternativa a hacer el trabajo a cubierto en una burbuja o cabina de pintura, lo que implica bajar el mástil, en el caso de un barco a vela.

 

LA PREPARACIÓN EQUIVALE A 90 POR CIENTO DEL TRABAJO

Se puede ahorrar bastante si hacemos nosotros mismos los trabajos de preparación. La pintura será tanto mejor cuanto más afinada esté la superficie a la que va a adherir así que es fundamental garantizar que el sustrato ha sido preparado y lijado lo más posible para obtener una superficie suave asegurándose también de que las capas de pintura que existan estén debidamente fijadas. Los desconchones y la descamación de la pintura se deben reparar antes de pintar. Las zonas más pequeñas se pueden eliminar con un raspador y los bordes del desconchón se deben lijar para crear un acabado suave. Si la zona es grande puede que sea necesario remover la pintura completamente.

Un acabado brillante expondrá las imperfecciones del casco así que vale la pena lijarlo todo cuidadosamente. Es inevitable el uso de una tabla de lijado: una tabla de 8 a 20 cm de largo por 10 de ancho para lijar los relieves del casco. Una vez que tengamos una superficie de casco regular, los surcos se deben rellenar con masilla epoxy, antes de seguir lijando hasta lograr una superficie perfecta.

Usando una tabla de lijado para preparar una zona de la cubierta para la pintura.

Usando una tabla de lijado para preparar una zona de la cubierta para la pintura.



 

Para un acabado profesional, se puede aplicar una o dos capas de imprimación lijable antes de seguir lijando y finalmente aplicar una capa de imprimación adecuada para preparar la superficie para  el acabado final con una capa de pintura.

Una vez que la zona a pintar esté en buenas condiciones, raspe toda la superficie con lija para que la adhesión de la pintura sea la mejor posible. Como mínimo, se necesita una lijadora orbital o rotorbital para cubrir grandes zonas mientras que un modelo triangular pequeño permite acceder a zonas más difíciles.

 

SOLUCIONES HÁGALO-USTED-MISMO

Puede ahorrar aún más pintando el barco usted mismo, lo que no tiene que ser un proceso demasiado largo si todo se organiza bien. A no ser que ya tenga bastante experiencia en la utilización de equipos tipo pistola de pintura no se deje tentar por esta opción, es un técnica que resulta ser más difícil de dominar de lo que parece.

Por suerte, la pintura a pistola no es la única forma de obtener un acabado estupendo. Se puede conseguir un resultado excelente con dos personas trabajando en equipo. Esto implica que una de las personas aplique la pintura con un rodillo de 10cm mientras la otra va pasando la punta de una brocha ancha de forma muy delicada para eliminar cualquier punteado o gasificación dejada por el rodillo. Con este método, se suele tardar de 60 a 75 minutos en aplicar una capa en cada costado de un barco de 9 metros. Cuando la pintura ha secado, al cabo de dos o tres días,  unas pocas horas de pulido a máquina le dan un acabado casi tan bueno como un trabajo profesional a pistola, sin que se noten tanto las imperfecciones del casco

 

PULIR Y LIJAR: ES UNA ALTERNATIVA?

En los años 80 y 90, algunas campañas de marketing agresivo de los fabricantes de pintura tuvieron como resultado que se pintaran muchos barcos, cuando un simple pulido los hubiera devuelto a su acabado original, que es más resistente a roces que cualquiera de los sistema de pintura, salvo los más caros. Hoy, en muchos casos, se verificando lo mismo.

Pulir aún puede ser una opción válida, incluso para barcos con una obra muerta que se haya descolorido por el sol (aunque algunos puede que necesiten ser lijados con una lija fina antes de pulir). La herramienta ideal es una lijadora aleatoria orbital, de Fein o Bosch que se pueden encontrar en tiendas de la especialidad. Una de las ventajas más importantes es que estas máquinas se pueden usar con lijas mucho más finas que las de bricolaje.

Los mejores métodos de pintura junto a una preparación meticulosa producen resultados asombrosos. Pero todo tiene un precio.

Los mejores métodos de pintura junto a una preparación meticulosa producen resultados asombrosos. Pero todo tiene un precio.



 

Los colores muy desteñidos puede que beneficien de un lijado con una lija de grano 400, pero por lo general, es mejor empezar con grano 640 y seguir con grano 800. En esta fase, los gelcoats blancos ya suelen tener brillo aunque se sacará un brillo más intenso a los colores oscuros si se usa el grano 1200 antes de pulir.

La obra muerta que es pulida cada uno o dos años no necesita ser lijada pero usar el disco de pulir en la lijadora y una pasta de pulir le devuelven el brillo rápidamente. Terminar la tarea con una cera ayuda a mantener el casco libre de suciedad por más tiempo protegiendo también de los rayos ultravioleta.

 

CUBRIR CON VINILO

Alguna vez ha visto esas furgonetas que circulan por nuestras calles totalmente cubiertas de publicidad colorida que parecen esmeradamente pintadas? Pues se tratan de recubrimientos de vinilo polimérico de larga duración que pueden llegar a ser una alternativa rápida, barata y con una vida sorprendentemente larga también para su barco, sustituyendo una pintura. Esta opción tiene las ventajas de que requiere un tiempo de preparación mucho menor y la aplicación es muy rápida lo que ayuda a reducir el coste y el periodo en que el barco no puede ser usado.

Aunque sean una novedad relativa, existen ya muchos casos de recubrimientos que han durado de cuatro a cinco años. Además, se han desarrollado técnicas para la reparación de golpes y arañazos que no requieren la sustitución de todo el vinilo.

 

También le puede interesar:

Cómo pintar un barco

Cómo barnizar el barco

 

Anuncio