Durante siglos, la vela ha sido el motor de los viajes a lo desconocido, de los descubridores que conquistaban nuevas tierras, de comerciantes y también de flotas armadas que atacaban o se defendían del enemigo. El uso de velas en los barcos se remonta al antiguo Egipto, cuando los habitantes de las zonas ribereñas empezaron a añadir velas a sus balsas de papiro para navegar rio arriba remontando la corriente del Nilo. A lo largo de los siglos, los veleros se han usado para extender las rutas marítimas de comercio internacional y han sido decisivos en la defensa de estas mismas rutas ayudando a consolidar el poderío económico de las naciones que más dominio han ejercido sobre todos los mares y océanos.

Barco antigo Egipto Cecil Torr

Esta es una representación de una embarcación egipcia a remo y a vela. La vela era cuadrada y fija así que solo permitía navegar a favor del viento. Ilustración del libro 'Ancient Ships' de Cecil Torr.



Durante siglos, las velas han estado concebidas como unas pantallas que se disponían perpendicularmente al viento sobre algún ingenio flotante para obtener un empuje sobre el agua. Pero como el viento no siempre sopla de la misma dirección, la navegación a vela se convertía en algo muy aleatorio.

 

El empuje: velas, palos y mástiles


Un progreso casi simultáneo de las velas, los palos y mástiles con sus jarcias y la continua evolución de las formas de los cascos, ha servido para llegar a la concepción moderna donde la vela, ayudada por el conjunto del barco, sirve para desviar la dirección del viento y no para interceptarla.

Hallberg Rassy 55 sloop

Hoy en día la gran mayoría de los barcos a vela son de crucero como este Hallberg Rassy 55 aparejado en sloop. Foto: Hallberg Rassy.



Hoy en día, los veleros se utilizan casi exclusivamente para actividades de recreo y deporte aunque muchos países todavía conservan en su marina de guerra algún velero de grandes dimensiones que utilizan como escuela de guardamarinas. Un ejemplo de ello lo tenemos en la armada española que todavía conserva en perfecto estado de funcionamiento el buque escuela Juan Sebastián de Elcano.

Juan-Sebastian-de-Elcano

Buque escuela de la Armada española, Juan Sebastián Elcano: este bergantín-goleta de cuatro palos fue botado en 1928 y tiene una eslora de 131,1 metros y una manga de 13 metros.



La vela como ocio


La vela deportiva es una actividad relativamente joven entre nosotros, ya que no fue hasta finales del siglo XIX cuando se empezó realmente a navegar por puro placer. El primer club de vela en el mundo del que se tiene constancia se fundó a principios de 1720. Fue el Water Club del puerto de Cork en Irlanda, que posteriormente pasó a denominarse, un siglo después, Real Club de Yates de Cork, ya en 1828. Por aquellas fechas, en 1830, también se fundó la Real Sociedad Sueca de Vela aunque en términos generales, puede decirse que, fue Inglaterra quien primero tuvo adeptos a escala popular en el deporte de la vela, aunque ya alrededor de 1880 en Estados Unidos existían excepciones interesantes a la regla de que la vela era solo practicada por familias pudientes.

Real Club Mediterraneo Malaga

Real Club Mediterráneo, antes y ahora: fundado en 1873 en Málaga, es el club náutico más antiguo de España.



De acuerdo con las estadísticas oficiales en 1904, existían 15.000 embarcaciones deportivas censadas en Estados Unidos. Por las mismas fechas, se tiene constancia que en Inglaterra, esta cifra se superaba con creces, aunque no existan estadísticas oficiales que lo corroboren. A principios de 1960 el número de embarcaciones de recreo en Estados Unidos ascendió a 8 millones con predominio de las embarcaciones de motor. Hoy en día esta cifra se ha multiplicado al menos por cuatro.

 

El sector náutico


sector nautico astilleros

Las instalaciones de Rodman en Galicia y las de Astondoa en Alicante: dos de los astilleros más importantes de España.



La vela de crucero y la de competición son pasatiempos populares que soportan sectores económicos muy importantes a nivel de facturación global como son la construcción de embarcaciones deportivas de todos los tipos y tamaños, la reparación de dichas embarcaciones, el mantenimiento y los servicios prestados por empresas profesionales de compra-venta, por marinas, clubs náuticos y puertos deportivos. Otra faceta que está tomando un peso específico importante en nuestro país es el turismo náutico, ya sea a través de embarcaciones extranjeras en tránsito por nuestro litoral como a través de las empresas de chárter que ofrecen embarcaciones de alquiler de  todo tipo a lo largo de nuestras costas.

sector nautico refit mantenimiento Varador 2000

Además de los astilleros, las empresas de servicios de mantenimiento y refit también tienen un peso considerable principalmente en las economías de las regiones del litoral. Fotos: Varador 2000.



 

La vela como deporte


Vela Olímpica Marina Alabau

Marina Alabau logró la medalla de oro en las olimpiadas de Londres 2012.



En los últimos años, nuestro país se ha convertido en referente en el sector de la vela de competición con numerosas medallas olímpicas obtenidas por nuestros regatistas en distintas clases, también en numerosos campeonatos mundiales y europeos. Hemos destacado también por tener no pocos ingenieros navales que se han distinguido  internacionalmente por sus diseños, tanto en el campo de la competición como en la náutica de recreo.

El deporte de la vela es complejo y para muchos difícil de entender. Existen centenares de clases de barcos, unos están concebidos para navegar con un solo tripulante como las clases individuales: (Optimist, Europa, Laser, Finn, etc.), otros están concebidos para navegar con dos tripulantes: (420, 470, 49er, Vaurien, Snipe, etc.), otros con tres tripulantes: (Soling, Ingling, Dragon, etc.), o los barcos de crucero, con distinto número de tripulantes según el tamaño del barco.

La práctica de la vela tiene una normativa un tanto extraña para todo aquel que no está introducido en el ambiente, tiene un extenso léxico y un argot propio que se hace incomprensible para los no iniciados: (manga, génova, asimétrico, escota, winche, amurado a estribor, babor, etc.). Si nos referimos a la vela de competición, la cosa se puede complicar un poco más, no se comprenden los peculiares movimientos de los barcos y mucha gente no se explica como un velero puede navegar en contra del viento.

 

Regatas


velero Velsheda J Class

Velsheda es un J Class restaurado que fue botado en 1933 y que sigue participando en regatas.



Las regatas son una actividad que cada vez más atrae a numerosos aficionados en todo el mundo y donde se suelen mezclar regatistas profesionales y armadores en distintos tipos de barcos que van desde los pequeños Optimist, para los menores de 15 años, pasando por los crucero-regata, para llegar hasta los enormes Maxis. También están cada vez más en auge las regatas de veleros clásicos que, más que competiciones de velocidad, son encuentros y reuniones de barcos que, en el caso de algunos participantes como el J Boats Velsheda, tienen casi un siglo de vida. En estos encuentros, que se celebran cada año en Barcelona, Menorca, Cerdeña, Marsella y Mónaco, no solo se premia quien llega antes a la meta, después de haber aplicado las fórmulas de compensación de tiempos, sino también el estado de conservación, la belleza y la elegancia. Entre los aficionados a la vela se suele decir “si un barco es bonito y elegante, seguro que navega bien.”

Del Optimist a la Copa America

Regatas para todo tipo de barcos y niveles: de los pequeños Optimist a los enormes catamaranes de la Copa America. Fotos Nico Martínez (Optimist); Ricardo Pinto/ACEA (Copa America).



Como ocurre en otros deportes de competición, las regatas tienen múltiples facetas y formas de desarrollo. Existen los “bastones” o regatas barlovento-sotavento, que se pueden ver a lo largo de la costa todos los fines de semana, regatas costeras, regatas oceánicas que dan la vuelta al mundo sin paradas ni ayuda exterior como la Barcelona World Race o regatas oceánicas que también dan la vuelta al mundo pero en varias etapas como la Volvo Ocean Race que tiene su salida desde el puerto de Alicante. Pero sin duda una de las regatas más famosas es la Copa America, un trofeo que se disputa desde 1851 y que, últimamente, dos de sus ediciones tuvieron como escenario las aguas de Valencia.

Hanse 315

Este es el Hanse 315, uno de los muchos veleros de iniciación a la vela de crucero disponibles en el mercado. Es el ganador del premio europeo al mejor barco a vela 2016 en su categoría.



Pero la gran mayoría de veleros que vemos atracados en los puertos de nuestro litoral se destinan al crucero familiar y de placer en sus múltiples facetas. La mayoría se contentan con una salida de algunas horas o como mucho con una singladura de un fin de semana, otros, los que menos, se compran un velero para cumplir el sueño de poder navegar sin rumbo fijo en busca de nuevos horizontes.

También le puede interesar:

Cómo comprar un barco: una guía para principiantes

4 barcos a vela de 30 pies

10 claves en la compra de un velero de ocasión

 

Busque cruceros a vela en venta en boats.com

Anuncio