“Si una idea no es absurda al principio, entonces no merece la pena"– o al menos eso es lo que creía el muy citado Albert Einstein. Para bien o para mal, Einstein se empeñaba en celebrar la valentía y la determinación del innovador y con esto en mente, hemos surcado los mares en busca de cinco diseños originales que se destacan por su carácter y arrojo y quizás también por un toque de absurdo…

 

(1) Tofi by Hyun-Seok Kim

Tofi - barcos insólitos

A pesar de su aspecto asombroso el premiado Tofi tiene mucho mérito.



 

En primer lugar, un molusco mutante huido de un carnaval y en plena euforia de LSD. No, espere... Me equivoqué. Se trata de un yate – o para ser más exactos, un prototipo de yate – o para ser aún más preciso, un premiado prototipo de yate llamado 'Tofi'.

Construido en plástico y fibra de vidrio con detalles en madera y acero, el uso de mamparos transparentes del techo al suelo en los costados significa grandes vistas y muchísima luz en el interior. Mientras que la forma del casco de trimarán parece muy bien concebida para proporcionar estabilidad en reposo, el diseño del interior, con sus formas fluidas y sus zarcillos curvilíneos, estaría fuera de tono hasta en una galería de arte contemporáneo, imagínelo entonces en un barco. Sin embargo, dejando al lado el estilismo del interior y la zona de ‘playa’ privada, lo más sorprendente de este crucero a motor de dos camarotes tiene que ser la pequeña cabina de pesca, equipada con un agujero en el suelo para poder pescar en serenidad total en cualquier condición meteorológica . También dispone de una escalera retráctil para acceder a la cubierta al aire libre, donde (además de los asientos, mesas y barbacoa) encontramos un trampolín en la popa, que amplía las posibilidades de diversión, para regresar fácilmente a bordo, la plataforma de baño cuenta con una confortable escalera. Si lo que desea es navegar por lo desconocido, el Tofi es seguramente un barco a tener en cuenta.

 

Más información: Yanko Design

 

(2) Migaloo by Motion Code: Blue

Creado por el estudio de arquitectura naval, Motion Code: Blue, como "el primer yate sumergible del mundo", esta embarcación de seis cubiertas tiene un casco cilíndrico, estilo submarino, pero amplía radicalmente la torreta con el fin de incrementar la acomodación de la cubierta superior. Sin embargo, dispone también de otra zona bastante amplia y diáfana que se puede utilizar como bar, una piscina de 24 metros cuadrados, un salón para el patrón en proa, amplias zonas para tomar el sol, un helipuerto y un conjunto de cuatro enormes terrazas convertibles.

 

Migaloo barcos absurdos

Migaloo by Motion Code: Blue –"un superyate no es 'súper' si no es sumergible".



 

Al sumergirse, todo el mobiliario del nivel superior se acomoda debajo de la cubierta y la base de la piscina se eleva hasta nivelarse. En su interior, y en toda seguridad, encontramos ocho camarotes VIP, el camarote del armador a todo lo ancho de la manga, una sala de cine, una biblioteca, un gimnasio y una sala de juegos. Los pasajeros pueden disfrutar de las vistas submarinas hasta una profundidad de 240 metros, gracias a las ventanas muy bien iluminadas del casco y de la torre. Obviamente que por tratarse de un submarino acondicionado para funcionar como superyate, seguramente que su navegación se verá algo comprometida en superficie, pero no por eso será menos emocionante.

 

Más información: Motion Code: Blue

 

(3) Lazzarini Jet Capsule

Contengamos un poco el tema con un barco al que todos podríamos realísticamente 'aspirar'. Concebido por el estudio de diseño italiano Lazzarini, el Jet Capsule es una pequeña ‘cápsula’ de 7,5 metros de eslora que puede ser especificada para muchos usos como taxi, auxiliar, plataforma para fiestas o barco de apoyo.

Lazzarini Jet Capsule

El Lazzarini Jet Capsule es un barco de concepto extraordinariamente sensato y pensado para el mundo real, pero aún así lo incluimos en la categoría de yates absurdos... por ahora.



 

Con sus 7 metros de eslora, el Lazzarini es extraordinariamente polifacético, dispone de asientos para ocho pasajeros y capacidad para hasta 13, además de una ingeniosa zona de solárium sobre el tejadillo, una plataforma de baño y una disposición que permite la inclusión de una pequeña cocina y una litera doble convertible. Propulsado por un motor Yanmar de 370 Cv acoplado a un hidrojet Hamilton, este monocasco que puede alcanzar los 32 nudos tiene un formato ovalado que genera bastante espacio en el interior. En el agua, es mucho más eficiente del punto de vista aerodinámico de lo que se podría imaginar. Es verdad que parece la cabeza desmembrada de un cyborg gigante, pero este miniyate tiene mucho mérito como embarcación del mundo real. También está disponible en su versión 'MiniJet Capsule', de apenas 5 metros de eslora y con capacidad para cuatro personas, pero en cualquiera de las opciones, y dentro de lo insólito, su versatilidad compacta y modular lo hace un barco verdaderamente convincente.

 

Más información: Jet Capsule

 

(4) Orsos Island

En partes de Escandinavia es normal aspirar a la propiedad de una isla privada siendo casi un deseo realista e incluso trivial. Pero si usted pudiera comprar una isla que tiene la capacidad de moverse, entonces mejor aún – especialmente cuando dispone de casi todo lo que es necesario .

Orsos Island

En un mundo que se contrae, una isla privada parece ser una ambición razonable.



 

Pensado como una plataforma auto-sostenible de 3.000 metros cuadrados, la isla Orsos tiene un casco de acero y superestructura de aluminio, lo que significa que, tal como los cruceros oceánicos de lujo, goza de enorme durabilidad aliada a un bajo centro de gravedad Con su modesta eslora de 37 metros, esta curiosa 'isla-yate' no es absurdamente enorme, pero aún así ofrece el espacio de cubierta y la capacidad de un yate de lujo de 55 metros. En relación a sus pretensiones de sostenibilidad, el Orsos es propulsado por un sistema "silencioso" de energía eólica además de disponer de 160 metros cuadrados de paneles solares y un sistema de recuperación de calor, lo que permite controlar la temperatura a bordo y todo gracias al agua de mar. Con alrededor de mil metros cuadrados de espacio útil distribuido por tres cubiertas, tiene espacio para ser el hogar de hasta 80 personas– pero con la configuración óptima de seis camarotes dobles con baño, además de un despacho, una sala de juegos y cabina de tripulación para cuatro, parece ser un concepto hecho absolutamente a medida del mercado de chárter más exclusivo.

 

Más información: Orsos Island

 

(5) Nimue 490

Y aquí tenemos una visión disonantemente audaz del diseño de barcos a motor. Concebido por Timon Sager como un elegante crucero de día , el Nimue 490 tiene una proa alongada que incorpora tres puntos de flexión lo que le permite que toda la estructura se curve al antojo del patrón. La idea es combinar características que permiten cortar las olas con suavidad con una mayor capacidad para maniobrar rápidamente a alta velocidad.

 

Nimue_490_yates insólitos

El Nimue 490 con su proa flexible es un barco que me encantaría ver en acción en mar abierto.



 

Como casi todos los conceptos avant-garde, este barco de casi 15 metros de eslora y con capacidad para ocho personas, utiliza propulsión eléctrica para una autonomía de casi 1.200 millas y una velocidad máxima de 42 nudos. Pero no quiero ni imaginar las sensaciones que puede producir estar al mando de este monocasco de semi-desplazamiento durante un giro a 40 nudos mientras su proa se activa y flexiona en la dirección en la que vamos. Y en cuanto a sus prestaciones con mar de popa, por ahora es algo que solo se puede adivinar. Aún así, enhorabuena a Timon Sager por atreverse a abordar un problema ancestral desde una perspectiva distinta y claramente delicada. No tengo ninguna duda que Einstein lo hubiera aprobado.

 

Más información:  Nimue 490 by Timon Sager

 

 

 

Anuncio