La Barcelona World Race sobrepasa los límites de la competición y amplía el horizonte de conocimiento al formar parte de proyectos educativos y científicos relacionados con las ocho embarcaciones participantes en la prueba, que soltará amarras el 31 de diciembre.

GAES Barcelona World Race

El GAES de Ana Corbellá y Gerard Marín, uno de los barcos que repite en esta edición de la Barcelona World Race. Foto: Diego Yriarte.



 

La Barcelona World Race es una regata con salida y llegada en la capital catalana. Una vuelta al mundo sin escalas en barcos de vela de 18 metros de eslora controlados por solo dos tripulantes. Si bien, los barcos de la clase IMOCA 60 están concebidos para la navegación en solitario, y esto implica compartir el desgaste físico; también han de convivir en un espacio reducido y en condiciones no siempre agradables. Tendrán que compartir durante casi 100 días la toma de decisiones, aciertos y errores y un listado de tareas diarias, antes del merecido descanso; breve por cierto, no más de 3 ó 4 horas de sueño seguidas.

Durante las ediciones previas he tenido la oportunidad de navegar a bordo del “Gaes” en una jornada dedicada a “marcar” la drizas, por lo que, prácticamente, he visto todo el pañol, con exquisitos 15 nudos de viento. Una de las últimas oportunidades en las que Ana Corbellá y Gerard Marín navegaron junto a Enrique “Calama” Cameselle, el capitán del barco y el que conoce absolutamente todo sobre él, y junto al equipo de tierra han afinado este “violín mágico”. Sería en vano intentar transmitir las sensaciones de cada rumbo y maniobra y no puedo más que compartir algunas fotos de la experiencia.

IMOCA 60 Barcelona World Race

Una acogedora litera se mantiene siempre a barlovento pivotando en un eje central, al igual que la mesa de navegación. Foto: Diego Yriarte.



 

El recorrido es sencillo. La flota pondrá rumbo al Estrecho de Gibraltar para salir del Mediterráneo y comenzar a bajar por el Atlántico. Dejarán por babor el Cabo de Buena Esperanza,  para navegar el Océano Indico. Cruzarán el Cabo Leeuwin para entrar en el Pacífico y salir por el Cabo de Hornos; por último, trepar el Atlántico y volver al Mediterráneo, dentro de 3 meses, sin escalas y sin asistencia. Siempre me ha gustado explicar el “juego de las regatas” con la metáfora de jugar al ajedrez haciendo abdominales mientras te arrojan cubos de agua. Pero, considerando que el recorrido cruza 12 zonas climáticas, mi metáfora queda incompleta.

Barcelona World Race cocina IMOCA 60

La cocina del IMOCA 60 es ventilada, pero tiene pocas opciones de paella… Foto: Diego Yriarte.



Lo de la comida quizá no lo lleven tan mal, el agua de la potabilizadora y diferentes platos liofilizados, serán la comida principal y las barras energéticas, chocolates, etc., completarán la dieta.

 

ACTIVIDAD EDUCATIVA

Desde el comienzo de las actividades en el Portal de la Pau, del puerto de Barcelona, los pantalanes recibieron la visita de centenares de niños y niñas de diferentes escuelas que forman parte del programa educativo de la regata. Los patrones de cada barco recibieron un dibujo de los ganadores del concurso “Oceáno vivo, planeta vivo” y que llevarán alrededor del mundo. Pero, posiblemente lo que más recordarán fue que pudieron subir a bordo de los barcos y tomar conciencia de las reducidas dimensiones del espacio que los dos tripulantes compartirán los próximos tres meses.

Imoca 60 proa

Ir a la proa impone respeto. Foto: Diego Yriarte.



Los ocho barcos y tripulaciones participantes son: El británico Alex Thomson y el alicantino Pepe Ribes a bordo del “Hugo Boss”. El “Renault Captur” del alemán Jörg Riechers y el francés Sébastien Audigane. El “Spirit of Hungary” de Nándor Fa, el tripulante de mayor edad, que además diseñó y construyó su barco, competirá junto al más joven, el neozelandés Conrad Colman. El “Cheminées Poujoulat” del suizo Bernard Stamm y el francés Jean Le Cam son los que suman mayor experiencia. Participan tmbién tres tripulaciones catalanas, la del “GAES” Centros Auditivos de Anna Corbella y Gerard Marín, el “We are Water” de los hermanos Bruno y Willy Garcia  y el “One Planet, One Ocean & Pharmaton” de Aleix Gelabert y Didac Costa además del también catalán Guillermo Altadill que compartirá millas con el chileno José Muñoz a bordo del “Neutrogena”.

 

PROYECTO CIENTÍFICO

Una buena parte de la navegación que llevarán a cabo pasa por sitios por los que habitualmente no navega nadie, no hay rutas comerciales; por lo tanto, la información que existe de estas zonas es muy escasa. A fin de aportar más información, los ocho barcos realizarán diferentes tareas para el desarrollo de cuatro proyectos: Medición de la salinidad y la temperatura del océano, medición de la concentración de microplásticos, lanzamiento de balizas Argo y el Proyecto Citclops para determinar la calidad del agua en su superficie.

Barcelona World Race 2014 niños

El primer día de puertas abiertas, 450 niños y niñas despidieron a los navegantes. Foto: Diego Yriarte.



 

El barco “One Planet, One Ocean” incorporará un dispositivo para la medición del nivel de microplásticos en el agua del mar. Los microplásticos son partículas que tienen un efecto muy negativo sobre el ciclo biológico de muchas especies.También, se encargarán de la medición de la salinidad y de la temperatura en determinados puntos.

Todos los barcos llevan una baliza Argo que mide 1,70 metros y pesa 22 kilos y la arrojarán en un punto convenido. Se utilizarán para recoger datos muy precisos de temperatura y salinidad desde los 2.000 metros de profundidad hasta la superficie del mar. Al lanzarlas al agua permanecen unas 10 horas flotando hasta que se sumergen automáticamente hasta unos 1.000 metros de profundidad, donde permanecen de ocho a diez días arrastradas por la corriente. Luego, descienden a 2.000 metros y seguidamente ascienden de forma progresiva hacia la superficie, mientras recogen datos de temperatura y salinidad. Al emerger, envían los datos vía satélite y luego vuelven a sumergirse para repetir el ciclo. Cada baliza, que funciona con baterías, puede repetir este ciclo, de aproximadamente diez días, unas 150 veces. Y por último el proyecto Citclops (Citizen’s Observatory for Coast and Ocean Optical Monitoring) se basa en la medición óptica de la transparencia, el color y la fluorescencia de la superficie del agua del mar para determinar su calidad y, sobre todo, los efectos sobre el plancton.

 

 

Estas características dan a esta regata un plus en el acercamiento al público en general, a través de la comunidad educativa y las finalidades científicas. Son muchos los motivos por los que seguir los acontecimientos de este evento por los medios de comunicación en general o a partir del próximo 1 de enero, en la web de la BWR donde se emitirá cada día en directo, de 14.30 a 15.30 horas, un programa de televisión completo que incluirá entrevistas a los skippers, vídeos con imágenes de los barcos, e invitados en el estudio.

 

Más información sobre la Barcelona World Race:

PEPE RIBES Y GUILLERMO ALTADILL: A POR LA BARCELONA WORLD RACE

 

Anuncio