En el campeonato mundial de ORC disputado en Barcelona, se inscribieron un total de 96 embarcaciones de 22 países, la mayoría barcos de serie, conocidos como crucero-regata, un comprometido equilibrio entre el barco ideal para navegar en familia y las necesidades de un barco de competición. Al podio se encaramaron barcos del astillero Swan y X Yachts, junto a barcos concebidos para la competición como los TP52.




ORC Barcelona crucero regata - salida

La salida es el momento de mayor tensión. Foto: Diego Yriarte.


El Campeonato Mundial de la Clase Crucero ORC se disputó bajo la organización del Real Club Náutico de Barcelona, entre el 29 de junio y el 4 de julio en aguas de la ciudad condal. La flota se dividió en tres grupos y participaron barcos desde 8,50 hasta 17 metros de eslora, medidos bajo el sistema de compensación del O.R.C. (Offshore Racing Council) cuya finalidad es equiparar el rendimiento de las embarcaciones aplicando un rating. Las 96 embarcaciones que compitieron, nos ofrecen un panorama muy interesante sobre los astilleros que orientan su producción en este segmento que comparte la competición con la navegación de crucero.



¿Tortilla de patatas en cubierta?


Los crucero-regata que vimos en Barcelona, así como sus tripulaciones, se mantienen en activo prácticamente todo el año en diversas competiciones de carácter local o autonómico, en su gran mayoría son amateurs, pero los barcos, si bien son del tipo crucero están preparados para la competición. Podríamos decir que un mayor porcentaje de las horas navegadas son en regata, comparadas con las plácidas navegaciones vacacionales.




ORC Barcelona crucero regata y velas competición

Barcos de crucero, velas de competición. Foto: Diego Yriarte.


Son barcos equipados con velas más eficientes pero menos duraderas, la maniobra posee un mayor número de reglajes, y los interiores carecen de floreros, variedad de sartenes y revestimientos de cálida madera. El plan de navegación tampoco es el mismo… descartada la tortilla de patatas en cubierta en el tramo de popa. El título mundial atrae a los profesionales que se alejan de este tipo de placeres mundanos durante la competición.



Interiores espartanos contra maderas nobles


El sistema de compensación ORC también atrae a algunas embarcaciones que, pese a estar muy penalizadas como los TP52 y carecer absolutamente de interiores capaces de albergar a una familia en sus vacaciones, logran obtener el máximo rendimiento de la experiencia de la tripulación.




ORC Barcelona crucero regata profesionales amadores

Las tripulaciones profesionales compitieron junto a los amateurs. Aquí vemos la tripulación del TP52 "Enfant Terrible" qué ganó el Grupo A. Foto: Diego Yriarte.


Los dos primeros puestos del Grupo A fueron conquistados por dos TP52, el primero “Enfant Terrible”, contaba en sus filas con el laureado Vasco Vascoto (24 títulos mundiales) y el segundo “Xio” de Marco Serafini, es un habitual del circuito TP52 Series. Pero el meritorio tercer puesto fue para el Swan 45 “Rats on fire” de Rafael Carbonell. Digo meritorio porque es el único barco de serie entre los 7 primeros puestos y hasta el 10 lo completan otros tres, del mismo astillero y tamaño; recién en el puesto 11 aparece otro barco de serie, el Grand Soleil 50D.




ORC Barcelona crucero regata empopadas

Las empopadas fueron tan disputadas como las ceñidas. Foto: Diego Yriarte.


También es destacable que el astillero Nautor Swan goza de décadas de prestigio en la construcción de embarcaciones de crucero de altísima calidad y confianza. En estos dos conceptos radica su línea de barcos de regata, con tres modelos de 42, 45 y 60 pies concebidos para competir en regatas monotipo, pero con excelentes prestaciones en fórmulas de tiempo compensado y, por supuesto, cualidades para el crucero.



Dominio de Swan y X-Yachts


En el Grupo B los cruceros dominaron la lista de inscriptos y los pura sangre fueron representados por modelos muy “antiguos”, como Farr 40, o Mumm 36.




ORC Barcelona crucero regata calor

Pese al calor no se han escatimado esfuerzos en el NM38S Sugar 2. Foto: Diego Yriarte.


El modelo Swan 42 ocupó los dos primeros puestos. Pedro Campos logró su título de Campeón Mundial número 15 y José María Meseguer con “Pez de abril”, logró el segundo puesto. El tercer puesto fue para un X-41, diseño de Neil Jeppenssen. El astillero X-Yachts tiene una clara orientación hacia las embarcaciones de crucero pero con buenas prestaciones en regata, este modelo en particular ofrece una configuración en la que poder disfrutar de la navegación familiar, del crucero distendido, pero con opciones claramente competitivas como el mástil de carbono.


Entre ambas marcas, tres Swan y cinco X-Yachts, se repartieron los puestos hasta el octavo, en el noveno puesto encontramos un modelo de Dufour de 44 pies de eslora. En el resto de la flota había varios Comet, Grand Soleil y Beneteau First.



Los especialistas


El ganador del grupo C fue un barco muy particular, un Italia Yachts 9.98 F, el más pequeño de los cinco modelos que ofrece el astillero veneciano pero que ya cuenta en su haber con cuatro títulos intercontinentales . Cuenta también con la particularidad de haber sido diseñado para la fórmula ORC y pedidos específicos del futuro armador para lograr un barco personalizado. Es una fórmula interesante que logra eficiencia en la medición y por ende en el rendimiento en regata, sin dejar de lado la comodidad que ofrece un barco de 34 pies. Lo cierto es que los italianos lograron imponerse a una flota dominada por embarcaciones de X-Yachts con modelos de 35 y 37 pies, varios Grand Soleil 37, y otros tantos Dufour y Beneteau.



Siga participando


ORC Barcelona crucero regata - viento

Los vientos suaves fueron una constante. Este es el Swan 42 Pez de abril. Foto: Diego Yriarte.


Lo interesante de este formato de competición es que en la próxima regata y hasta que llegue la Copa del Rey, en Palma de Mallorca, los profesionales volverán a sus circuitos ultra tecnológicos y los propietarios de las embarcaciones crucero-regata volverán a tener protagonismo en las regatas de club, en algún caso hasta disfrutarán de la tortilla de patatas en cubierta en los tramos de popa, sin arriesgar demasiada performance… eso sí, lejos de cámaras, teleobjetivos y el glamour de los villages de los grandes eventos.


También le puede interesar:


Elegir un velero: El equilibrio crucero-regata

Anuncio