El pasado mes de abril el Team44, formado por Jordi Xammar y Joan Herp, conseguía contra todo pronóstico el pasaporte para competir el próximo mes de agosto en los Juegos Olímpico de Río de Janeiro. Ganas, juventud y determinación son algunos de los atributos que podrían definir a Xammar, el patrón catalán que se encuentra ahora mismo ante el mayor reto deportivo de su vida.

Jordi Xammar clase 470

Jordi Xammar y Joan Herp en el mundial de 470 en San Isidro, Argentina en febrero de 2016 donde quedaron en la 13ª posición. Foto: Matias Capizzano.



Los Juegos Olímpicos son el sueño de todo deportista de élite. Y no iba a ser menos para Jordi Xammar que, tras duros esfuerzos y un poco contra pronóstico, ha conseguido ser el representante de España junto a Joan Herp en la clase 470 masculino. A pesar de su juventud, el catalán afronta este reto con madurez, prudencia y con muchas ganas de llegar a lo más alto.

Eli Galvez: ¿Cómo te sientes después de conseguir la plaza para los Juegos?

Jordi Xammar: Conseguir la plaza era muy complicado para nosotros, ya que teníamos que ganar a una tripulación española con dos juegos límpicos a sus espaldas y con mucha experiencia (Onan Barreiros y Juan Curbelo), y nosotros veníamos desde atrás La verdad es que después de la euforia del momento, te viene un bajón. Ya nos pasaba cuando en el pasado ganábamos un mundial Junior, que era el objetivo de la temporada. El paso siguiente de conseguir este objetivo es cuando te entran las ganas de trabajar más. Cuesta mucho llegar a ir a unos Juegos Olímpicos y no sabes si nunca más se te va a presentar la oportunidad de ir a otros. Lo afrontamos con ganas de aprovechar esta oportunidad, llegar lo mejor posible para hacerlo lo mejor posible.

En vela, la media de edad ronda los 27 años y nosotros tenemos 22, así que vamos un poco antes de hora. Cuando empezamos la campaña, lo hicimos con vistas a Tokio 2020, aunque siempre hemos tenido la esperanza, ni que fuese pequeña, de que podíamos dar la sorpresa y llegar a Río. Gracias al trabajo y a nuestra rápida evolución hemos conseguido avanzar y clasificarnos para Río.

Jordi Xammar en el Mundial de 470 en San Isidro, Argentina.

Jordi Xammar en el Mundial de 470 en San Isidro, Argentina. Foto: Matias Capizzano.



EG: ¿Tenéis en mente una medalla?

JX: Queremos hacerlo lo mejor posible. Si tenemos una buena semana podemos hacerlo bien y además vamos sin presión. Es verdad que estas olimpiadas nos han venido un poco por sorpresa y esto es un premio a los cuatros años que hemos trabajado como los que más. La mentalidad con la que vamos es la de aprovechar la oportunidad.

EG: Hace unas semanas que os habéis trasladado ya a Río de Janeiro. ¿Cómo está yendo este último mes antes de los Juegos Olímpicos?

JX: Ya hace dos semanas que estamos aquí. La primera semana teníamos regatas de entrenamiento que montaban los mismos entrenadores (coach regattas) y en las que aprovechábamos para probar y compararnos con otros rivales, los mismos con los que competiremos en los Juegos. Estos tres últimos días hemos tenido descanso en el agua y hemos aprovechado para hacer trabajo físico para llegar en la mejor forma posible y con el peso adecuado. Aprovechando que nuestra casa está cerca de la primera estación del tren que sube al Cristo del Corcovado, estos dos últimos días hemos subido corriendo hasta arriba siguiendo las vías, y también al Pao de Azúcar. Hacemos cosas divertidas pero trabajando al mismo tiempo. Es otra manera de entrenar y a la vez de descansar psicológicamente.

La mayoría de nuestros rivales también están aquí. Nos conocemos mucho entre nosotros, ya que competimos juntos en muchos campeonatos. Antes de los Juegos tendremos dos “coach regattas” más y además estaremos dos días compitiendo en la Copa de Brasil.

Jordi Xammar clase 470 europeo Haifa 2015

Jordi Xamar al timón del 470 junto a su compañero Joan Herp en plena acción en aguas Israelís durante el mundial de la clase en 2015 en el que quedaron en la cuarta posición. Foto: Ronen Topelberg/Aquazoom.



EG: ¿Qué complicaciones técnicas tiene el campo de regatas situado a en la Bahía de Guanabara en Río de Janeiro?

Es un campo de regatas muy complicado y muy desafiante, porque las condiciones son muy variables. Normalmente navegamos en mar abierto, donde el viento nos viene directo del mar, sin nada que lo distorsione. El hecho de navegar en una bahía muy cerrada y muy montañosa donde el viento viene muy distorsionado, hace que se complique y que sea impredecible. Sabemos que con estas condiciones la suerte también tiene su papel, tendremos que estar atentos para saber coger estos cambios de viento y aprovecharlos mejor que nuestros rivales.

EG: Se comenta, que las aguas de la bahía tienen problemas de salubridad. ¿Cómo ha sido tu experiencia hasta el momento?

JX: Sí que es verdad que la bahía está sucia pero el nivel de salubridad no es peligroso. En unos Juegos Olímpicos debemos competir en cualquier tipo de aguas, no me voy a quejar. Si que es verdad que hay que extremar las precauciones cuando vamos remolcados con las neumáticas hacia el campo de regatas o cuando navegamos con viento fuerte, para no colisionar contra ningún objeto. El otro día volviendo de la “Coach regatta” remolcados con la lancha del entrenador chocamos contra una caja grande de madera. El impacto fue fuerte y se levantaron los seguros del timón y se rompió. Por suerte a nosotros no nos pasó nada. Es simplemente una variable más a tener en cuenta. Tendremos que estar con los ojos más abiertos que nunca. A todos nos gustaría navegar en aguas cristalinas, pero no es así.

Jordi Xammar (a la derecha) celebraba así la clasificación para sus primeros Juegos Olímpicos durante el Trofeo Princesa Sofía en Palma. Jesús Renedo / Sailing Energy / CNA.

Jordi Xammar (a la derecha) celebraba así la clasificación para sus primeros Juegos Olímpicos durante el Trofeo Princesa Sofía en Palma. Jesús Renedo / Sailing Energy / CNA.



EG: Otro tema polémico es el del virus Zika. Incluso algunos deportistas se han planteado no asistir a los Juegos por este tema. ¿Qué opinión tienes sobre ello?

JX: Creo que es un poco exagerado. Con lo que hemos tenido que trabajar para llegar hasta aquí yo no me planteo dejar de ir a los Juegos por el Zika. Antes de venir mi abuela no dejaba de advertirme que tuviese cuidado; llevamos casi un mes en Río de Janeiro y todavía no he visto ningún mosquito.

EG: Hablando de temas competitivos, ¿cómo ves a tus rivales?

JX: En nuestra clase (470 masculino) hay ocho o incluso nueve candidatos a medalla. Hay dos tripulaciones: los australianos (Mathew Belcher y William Ryan) y los croatas (Sime Fantela e Igor Marenic) que son quizás los que tienen más opciones. Estos últimos son líderes del ranking mundial de la ISAF y vigentes campeones del mundo y los australianos defienden el título olímpico y son los dominadores de la clase durante los últimos ocho años.

De todas formas, no creo que haya un claro favorito y sobre todo en este campo de regatas en el que se tiene que estar tan despierto para no cometer errores. El máximo rival de cada uno es uno mismo. El que sea capaz de minimizar el riesgo, cometer menos errores y ser lo más regular posible será quien se lleve el campeonato.

 

EG: ¿Qué esperas de tu primera experiencia en unos Juegos Olímpicos?

JX: Tengo muchas ganas de vivir esta experiencia, ya que todo el mundo dice que es muy especial, pero a la vez nos dicen que la primera vez en unos Juegos Olimpicos impacta mucho y te desestabiliza un poco. Es por eso que intentaré mantenerme un poco al margen de todo el “circo” y todo el ambiente que puede desestabilizar a los que somos nuevos. Una vez acabe mi competición, que termina pronto, entonces sí tendremos tiempo de ir a la Villa Olímpica. Antes de la competición es muy importante no dejarse llevar por toda la parafernalia y todas las distracciones que habrá.

 

EG: Como deportista que debuta en unos Juegos, ¿a qué pruebas te gustaría asistir como espectador?

JX: Me gustaría asistir a la final de los 100 metros lisos, por ser una de las pruebas más emblemáticas de unos Juegos Olímpicos. Como deportista me gustaría conocer a Neymar, ahora que ha confirmado que estará en los Juegos.


También le puede interesar:

Guía de la vela olímpica

Vela olímpica: españoles en los Juegos de Rio de Janeiro

Entrevista con Bàrbara Cornudella Ravetllat y Sara López Ravetllat

Regatistas profesionales: Una pretemporada sin descanso

 

Anuncio