En un proyecto tan exigente con una duración de nueve meses navegando y viajando por todo el planeta, la salud de los navegantes y de los que están en tierra es muy importante. Este ha sido el desafío de Pablo Díaz-Munio durante la Volvo Ocean Race.




Pablo Diaz-Munio Médico Telefonica VOR 2011

Pablo Diaz-Munio durante su primera Volvo Ocean Race en 2011 como médico del equipo español. Foto: Maria Muiña / Team Telefonica.


Pablo Díaz-Munio es sin duda un hombre apasionado por el mar y por su trabajo. Cuando las dos cosas se unen, la combinación es perfecta y en su caso lo disfruta desde el año 1999. Para él, esta ha sido su segunda Volvo Ocean Race, la primera fue la edición 2011-2012 en las filas del equipo español Telefónica mientras que este año su labor la ha desempeñado en la organización del evento.


Eli Galvez: Que problemas médicos son los más comunes en los navegantes de vuelta al mundo?


Pablo Díaz-Munio: Los problemas más comunes son los cutáneos. Parece curioso pero si nos paramos a pensar la barrera límite de nuestro cuerpo con el exterior es nuestra piel y, si el exterior es agresivo, lo primero que sufre es la piel. Así que tiene todo el sentido.


También hay muchos problemas derivados de la alimentación y de la hidratación. Otro de los más comunes son los músculo-esqueléticos derivados de múltiples contusiones. Todos estos son en mucha menor frecuencia que aquellos derivados de los problemas cutáneos.


EG: Como se prepara un navegante para hacer la Volvo Ocean Race?


PDM: Estos grandes eventos, a menudo, se ganan antes de empezar. La preparación de un gran proyecto como es la Volvo Ocean Race es muy compleja y ahí es donde se ve la diferencia. Los proyectos que salen a la luz con poca antelación, en algún momento esto se nota. Lo hemos visto por ejemplo en equipos como el MAPFRE o el Team Vestas que acabaron fuertes pero empezaron muy débiles. En la edición anterior, en el Telefónica, se hicieron las cosas muy bien y el equipo empezó muy fuerte y se pudo ver como en la primera mitad de la regata dominaron con relativa facilidad. La preparación es fundamental y debería durar meses.




Septiembre 2014: Antes de empezar la regata miembros de cada uno de los equipos participa en un workshop de cuidados medicos con Pablo Díaz-Munio. Foto: Ainhoa Sánchez.

Septiembre 2014: Antes de empezar la regata miembros de cada uno de los equipos participa en un workshop de cuidados medicos con Pablo Díaz-Munio. Foto: Ainhoa Sánchez / VOR.


EG: Cómo están los navegantes después de casi nueve meses lidiando con condiciones extremas en un medio agresivo como el mar?


PDM: Los tripulantes están ahora en modo agotamiento pero están estables. No estamos viendo situaciones de extrema preocupación por el estado de los tripulantes como sí las vimos en las etapas 1 y 2. En estas etapas nos preocupaban especialmente los OBR (tripulantes de comunicación).


Cuando me preguntan cuantos kilos han perdido los tripulantes siempre digo lo mismo. En la primera etapa se pierden muchos kilos pero si se han hecho las cosas bien, en las demás no se pierden tantos.


Yo llevo un poco de ventaja ya que esta es mi segunda Volvo Ocean Race. Cuando me contrataron ya dije que en la segunda mitad de la regata iba a haber mucha más atención médica al equipo de tierra que a los tripulantes, que en la primera. Y así ha sido.


EG: Quién sufre más a bordo, un tripulante como Andrew Cape (Navegante, 53 años) o uno como Antonio Cuervas-Mons (Proa, 34 años)


PDM: Lo fácil seria decir que un perfil de tripulante como Ñeti sufre más porque su trabajo es claramente más físico pero como médico debo decir que hay muchos más factores que están implicados.


Si estamos hablando de un proa frente a un navegante, claramente habría que decir que los proas sufren más que los navegantes. Pero hay que tener en cuenta que un proa como Ñeti se ha preparado muy bien para esta regata y en concreto Andrew Cape no tanto.


Si hablamos del tema de la edad, tengo que decir que no creo que sea un factor determinante en este caso. El tener 50 años en esta regata no es un hándicap, Una persona con 50 años puede estar muy en forma y tener mucha más madurez y sentido común para aplicar sus conocimientos y experiencia de manera más gradual, entendiendo que la regata comienza meses antes de empezar la salida en Alicante y acaba, este año en Gotemburgo.




Muchos de los problemas de salud que surgen a bordo serán  resueltos por los regatistas y es fundamental recordar algunas nociones básicas de priemros auxilios. Foto: Ainhoa Sánches / VOR.

Muchos de los problemas de salud que surgen a bordo son resueltos por los regatistas sí que es fundamental recordar algunas nociones básicas de primeros auxilios. Foto: Ainhoa Sánchez / VOR.


EG: Que pasa cuando un equipo está compuesto sólo de mujeres como el Team SCA?


PDM: Las chicas están sufriendo más que los chicos. El barco es el mismo, el número de pedestales es el mismo, las velas son igual de grandes y pesadas y el viento que buscan es el máximo que pueden encontrar. Suerte que van unas tripulantes extras, pero aún así a la hora de manejar esas tremendas tensiones y lidiar con condiciones extremas es más difícil. Ellas pesan menos kilos, y mover una vela cuando pesas menos kilos cuesta mucho más.


Las chicas han hecho el mejor programa de preparación para esta regata de todos los equipos. Eran conscientes de su debilidad y lo hicieron bien desde el principio. Tenían que navegar un grupo de chicas que no se conocían. Eso ha permitido compensar y les ha permitido llegar a esta fase igual que los chicos, cansadas, castigadas pero no en riesgo.





Pablo Díaz-Munio VOR Telefonica

Pablo Díaz-Munio tomando el pulso a Ñeti tras completar una etapa de la VOR 2011/2012. Foto: Maria Muíña / Team Telefonica.


EG: Después de trabajar con un proyecto como Telefónica y ahora directamente con Volvo Ocean Race, que diferencias has encontrado?


PDM: Todo se multiplica por mucho. Pasas de ser el médico de un equipo a ser en teoría el médico de seis. Luego no es tan exagerado ya que hay algunos equipos como Team SCA que tiene su propio médico y hay otros que no me necesitan. Por otro lado, Volvo Ocean Race es mucho más grande que los equipos. Detrás de una tripulación hay un gran equipo humano en tierra que también puede ponerse enfermo, viaja mucho en avión, tiene jet-lags, tiene niños…. Cuando estas en un equipo, haces un poco de medicina de atención primaria y medicina del deporte en gran medida. Cuando trabajas para la organización es al contrario.


EG: Cómo es tu relación con los equipos? Cómo os coordináis?


PDM: La relación es estupenda. Team SCA tiene su propio médico y compartimos muchas cosas. El no me necesita y yo no lo necesito a él pero los dos estamos siempre muy dispuestos a ayudarnos. Team Brunel tenía dos médicos holandeses por un tema de fluidez de idioma. Por problemas de presupuesto, al final no han tenido esos médicos y he tenido que echar una mano. Los problemas médicos, son médicos y da igual que sean holandeses o españoles. Para mi trabajar y tener pacientes de todo el mundo es la parte más enriquecedora de mi trabajo. A nivel médico esto implica algunas particularidades ya que cada uno cuando viene a la consulta tiene unas expectativas de la medicina de su país. Por ejemplo, los medicamentos tienen diferentes dosis en cada país. Yo me encuentro con algunos choques-matices culturales a nivel médico aunque nunca han sido grandes problemas. Un buen médico es el que conoce a los pacientes. Al principio de la regata vas un poco perdido porque no conoces al paciente ni el paciente te conoce a ti, pero a medida que van pasando las semanas tú los conoces más y ellos a ti también y el grado de confianza aumenta. Estoy muy satisfecho como hemos terminado la regata y creo que la clave ha estado en conocer a los pacientes.


EG: Cuando y cómo te surgió la oportunidad de combinar tu pasión por el mar y tu trabajo?


PDM: Me surgió por accidente, literalmente. Lamentablemente hubo un accidente mortal en el equipo español de Copa América en el 1999. A raíz de esto el mismo equipo puso en evidencia, que a pesar de ser un equipo con un presupuesto bajo, no tenían nadie que pudiese ocuparse de tener unos primeros auxilios en caso de necesidad. Yo navegaba de manera aficionada y conocía a muchos miembros de ese equipo. Cuando pasó el accidente me contactaron, necesitaban un medico que hablase inglés y conociese el sistema inglés, dado que la regata era en Nueva Zelanda y que tuviese conocimientos de náutica. Desde entonces he ido enlazando un proyecto con otro sin parar.


EG: Montaña o mar?


PDM: Tuve la suerte de que Edurne Pasabant confió en mí para una de sus expediciones. Viví grandes experiencias y pude entender lo que es trabajar en la montaña, pero mi sitio es el mar. Seguro que volveré pero siempre que me preguntan contesto rotundamente, mi sitio es el mar, soy de Castro Urdiales. La montaña por afición pero en el DNA tengo la mar.


Más artículos sobre la Volvo Ocean Race


La trastienda de la Volvo Ocean Race


Entrevista con Antonio “Ñeti” Cuervas-Mons, proa del MAPFRE

Anuncio