Por: José Luís de la Viña

Fisher & Paykel - charter

El Fisher & Paykel en plena ceñida.



Ahora que han coincidido dos grandes regatas Vuelta al Mundo, la Volvo Ocean Race y la Barcelona World Race, quizás quiera conocer de primera mano cómo es la navegación oceánica en un gran velero de regatas, muy especialmente a bordo de uno de los más ilustres participante en la Regata Vuelta al Mundo. Nada más fácil de conseguir.

La solución está en el charter y en el tándem formado por el experto navegante y regatista Quino Quiroga y su espectacular Maxi, Fisher & Paykel, ambos veteranos de la Regata Vuelta al Mundo. El barco tiene base en el puerto de Morro Jable, al sur de la isla de Fuerteventura y realiza travesías desde su puerto al archipiélago de Madeira y regreso, en total más de 1.200 millas de navegación oceánica que sin duda constituyen una experiencia excepcional.

Fisher & Paykel charter ceñida

Una crucerista a la rueda del gran maxi ciñendo contra un buen viento.



Fisher & Paykel es un Maxi IOR de 25 metros de eslora aparejado en queche, con un monumental palo de mesana. Realizado en materiales compuestos a base de fibras de carbono y Kevlar reforzadas por resinas epoxi con diseño del gran especialista neozelandés Bruce Farr.  El barco fue construido en Nueva Zelanda para participar en la Regata Vuelta al Mundo de los años 1989 – 90, patroneado por Grant Dalton. Terminaría clasificado en el segundo puesto, después de una feroz lucha con el ganador, su cuasi hermano Steinlager 2, otro Maxi de Nueva Zelanda, también aparejado en queche y también diseñado por Bruce Farr. Tras 32.000 millas largas de recorrido y casi 130 días de navegación, solamente 36 horas les separaron.

Fisher & Paykel mesana

Tripulantes y cruceristas cargan la mesana cuando sube el viento.



El Fisher & Paykel ofrece unos excitantes cruceros oceánicos, desde su base hasta Funchal, en Madeira, Porto Santo, capital de la pequeña isla del mismo nombre y regreso por La Graciosa. Todo ello de la mano de uno de los más expertos navegantes españoles, Quino Quiroga, que participó en dos ediciones de la Regata Vuelta al Mundo, concretamente las de los años 1989 – 90 y 1993 – 94.

Si las condiciones meteorológicas son más o menos normales la primera etapa, de unas 400 millas, consiste en una buena ceñida contra el Alisio desde Punta Jandia hasta Funchal o Porto Santo. Después de una par de días de navegación, si da el bordo bien, primero se arriba a Porto Santo, para, unas horas más tarde salir rumbo a Funchal. La parada en Madeira es la más prolongada, e incluye una noche en puerto y tiempo suficiente para conocer Funchal y algo de esta espectacular isla.

Islas Madeiras

El destino del Fisher & Paykel: Madeira.



Las asombrosas características naturales de Madeira merecen una buena ruta de senderismo (trekking) por la escarpada y volcánica montaña local para desengrasar de la sal y las olas y sumergirse en la realidad sólida y rocosa de esta isla. Unas cuantas horas de serpenteante caminata resultan siempre saludables para el espíritu. La naturaleza especial de la montaña de Madeira, su vegetación cuasi tropical, y sus contrastes de paisaje constituyen una experiencia digna de vivir.

Quino nos comenta sobe el crucero más reciente: “En el último viaje a Madeira, hace un par de semanas, la gente se lo ha pasado en grande. Ciertamente fue toda una experiencia para ellos salir del abrigo de Fuerteventura y comenzar a ceñir contra un Alisio bien formado de veintitantos nudos y buenas olas de seis o siete metros. Hicimos la mayor parte de la travesía con el génova cuatro y la mayor de capa, ciñendo a más de 10 nudos. Al llegar a Maderia el viento calmó casi del todo y pudimos pasar entre las dos islas Desertas  y recorrer sus impresionantes acantilados.”

Fisher & Paykel atracado madeira

El Fisher & Paykel amarrado en marina Quinta do Lorde en Madeira.



Tras la estancia en el archipiélago de Madeira regreso a Fuerteventura. Normalmente disfrutaremos de un buen Alisio por la aleta, condiciones ideales para el Fisher & Paykel que volará sobre las olas y las 400 millas de regreso se pasaran como un suspiro. Si las condiciones son buenas y no existe problema con los vuelos de regreso, el barco hará escala en dos de los rincones más especiales de Las Canarias; la pequeña isla La Graciosa, al norte de Lanzarote y en el islote de Lobos al norte de Fuerteventura.

“Se lo pasaron especialmente bién tres ejecutivas alemanas de una empresa de head hunters que al poco tiempo ya timoneaban el barco con soltura.” Nos cuenta Quino. “El regreso también encantó a todos, treinta nudos por la aleta y el Fisher & Paykel planeando a veinte nudos largos.”

El total del crucero supone unas 1.200 millas de navegación en una semana, que permite descubrir algunos de los más recónditos parajes del Atlántico y las sensaciones de la navegación oceánica sin necesidad de enormes travesías.

Fisher & Paykel interior literas

Literas de regatas regulables para contrarrestar la escora, para el descanso de cruceristas y tripulantes. Quino Quiroga leyendo en un momento de descanso.



A bordo los cruceristas comparten las guardias, la maniobra y las tareas de navegación con Quino Quiroga, patrón y armador del Fisher & Paykel y con los dos tripulantes fijos del barco, incluidas las correspondientes guardias.  El barco dispone de una docena de literas de regata por cada banda, con lo que existe espacio más que suficiente para la docena de cruceristas y la tripulación. Como sigue siendo un auténtico barco de regatas, las comodidades son las justas, lo que no deja de formar parte de las experiencias de esta aventura única. A bordo se cocina todos los días, incluyendo las estancias en puerto.

El precio del crucero es francamente reducido frente a la apabullante experiencia que proporciona.

 

Joaquín“Quino” Quiroga, toda una leyenda de la vela oceánica española.


Joaquín "Quino" Quiroga

El patrón del Fisher & Paykel, Joaquín "Quino" Quiroga



Navegante, regatistas oceánico y oficial de la Marina Mercante, Quino Quiroga es uno de los referentes de la vela oceánica española. Nacido en Madrid tuvo la oportunidad de participar en la Regata Vuelta al Mundo de 1989 – 90 a bordo de Fortuna Extra Lights y cuatro años más tarde en el VOR 60 Galicia Pescanova.

Es el propietario del Fisher & Paykel desde hace años, recientemente participó con su barco en la Volvo Ocean Race Legends Regatta que se celebró en Alicante en el 2011.  Quizás el próximo proyecto de Quino sea participar en la regata – crucero ARC: “La gente está tan entusiasmada por esta experiencia única que me piden organizar la participación del barco en la próxima ARC que saldrá de Canarias en Noviembre, rumbo al Caribe, con casi trescientos barcos inscritos.”

 

Fisher & Paykel el barco


El Fisher & Paykel fue concebido para aprovechar al máximo los amplios espacios de vientos ligeros y medios, en rumbos abiertos, desde el descuartelar al largo, momento en que gracias a su enorme palo de mesana podía despegar cientos de metros cuadrados de vela. En las popas con temporales y vientos duros su generosa eslora y pequeño desplazamiento, para lo usual en la época, aseguraban buenas prestaciones incluso navegando de forma conservadora. Por el contrario la ceñida nunca ha sido su fuerte, especialmente con vientos duros, la razón es su desplazamiento ligero que obliga a llevar poco lastre en la quilla, pero los cálculos de Farr y su gabinete no contemplaban muchas millas de ceñida pura en la Regata Vuelta al Mundo.

Más información en Maxi Power Sailing

 

Busque veleros de regata como el Fisher & Paykel en venta en boats.com

Anuncio