El Bavaria 40 Cruiser es un velero concebido para la navegación familiar y el chárter, donde la simplicidad de la maniobra, la habitabilidad y la comodidad a bordo mandan, dentro de lo posible. Lo podemos encontrar en muchas de las empresas de chárter, donde es muy popular y también en el mercado de segunda mano.




Bavaria Cruiser 40

Bavaria Cruiser 40 - Un referente en veleros de crucero de esta eslora.


Tuvimos la oportunidad de probar el Bavaria 40 durante el pasado Salón Náutico de Palma y navegamos por su espléndida bahía. En ese momento, a finales de primavera, el nuevo modelo, el Bavaria 41, aún no había llegado. La unidad que probamos era del año anterior ya con unas buenas millas bajo quilla, todas navegadas a satisfacción.


Sobre el probado y eficaz casco de 40 pies diseñado por la oficina de Bruce Farr, el astillero bávaro realiza varias versiones y cada año, más o menos, le cambia de nombre pasando de la referencia de 39 a 41 pies, con variaciones en los interiores, los elementos de la cubierta y otros pequeños aspectos pero básicamente siempre es el mismo barco.


La vida a bordo se realiza en dos ambientes complementarios, la cubierta y el interior. En la cubierta reina la gran bañera que se prolonga hacia poda con la plataforma de baño cuando se baja. La doble rueda del timón facilita el tránsito desde el pantalán o el agua hasta la bañera y en el interior, una mesa plegable central cumple varias funciones, en su zona de popa sirve de soporte para el plotter y otros elementos de la electrónica y el resto convierte la bañera en comedor. Algo realmente importante; los bancos laterales de la bañera tienen la suficiente longitud como para que una persona pueda sestear tumbada.




Bavaria 40  Cruiser  - doble timonera

La doble timonera permite tener un amplia visión de todo el barco y sus proximidades. Foto: José Luís de la Viña.


En la proa se puede organizar un solárium cuando estemos fondeados o transportar el auxiliar, elemento imprescindible para muchos tipos de utilización. El acceso a la proa desde la bañera es cómodo, aunque hay que sortear los obenques bajos que dificultan algo el paso.



Interior


Bavaria 40 Cruiser interior

Una de las opciones de interior.


Un amplio y luminoso salón preside todo el espacio habitable, cuenta con numerosas ventanas y portillos para la ventilación. Un amplio sofá en estribor conforma el comedor, frente a la cocina que ocupa el costado opuesto. También en estribor se encuentra la mesa de cartas y frente a ella el cuarto de baño general. La opción básica que ofrece el astillero incluye, además del salón, dos camarotes dobles en popa y una generosa cámara para el propietario en proa, con cuarto de baño incluido.



Maniobra


Bavaria 40 Cruiser - maniobra

Toda la maniobra está reenviada a la bañera, los elementos del mástil y la mayor se controlan desde los costados del tambucho. Foto: José Luís de la Viña.


Todo es sencillo y está reenviado a la bañera: en los costados de los tambuchos encontramos sendas baterías de mordazas y un winche para cada lado, desde aquí se controlan drizas, trapa, pajarín y escotas de la mayor y el enrollador de la misma. En las brazolas un par de winches para las escotas del génova, otro par se puede instalar más a popa para controlar las escotas del asimétrico. El baquestay cuenta con una pata de gallo en popa y un tensor mecánico.




Bavaria 40 Cruiser - mayor

Las mayores de enrollar en el palo tienen sus limitaciones… Foto: José Luís de la Viña.


El astillero ofrece dos opciones de mástil, el que cuenta con enrollador de mayor en su interior y el tradicional, con enrollador de mayor en la botavara. La vela mayor es la que más burocracia necesita de las normales de los aparejos marconi, dejaremos fuera los espinaquers de cualquier tipo, por ejemplo el escotero siempre es un problema puesto que suele partir en dos las bañeras. El enrollador en palo es una buena solución para almacenar la vela cuando no se navega, pero presenta varios inconvenientes; aumenta el peso del mástil y el tamaño del perfil, y requiere velas que ofrecen un rendimiento limitado, a pesar de que sean de las que montan sables verticales, por el contrario su manejo es sencillo. Las velas que se enrollan en la botavara o que se pliegan sobre la misma con su bolsa y “lazy jacks” son mucho más eficaces navegando, pero necesitaremos un par de ayudantes para arriarlas y guardarlas.



Navegando


A motor el barco se desenvuelve adecuadamente, esperemos que lo mismo ocurra si necesitamos remontar viento duro y mala mar. En puerto se controla fácilmente y, si se quiere, se le puede instalar una hélice de proa.




Bavaria 40 Cruiser - ceñida

Con vientos por encima de los 10 nudos el barco se anima y alcanza los siete nudos con soltura. Foto: José Luís de la Viña.


El barco que pudimos probar montaba la opción básica de aparejo, con génova y mayor enrollables y esta última sin sables verticales. Las velas se despliegan con facilidad de tal manera que en pocos segundos ya navegamos cómodamente, como tenemos unos 10 - 12 nudos de viento y mar llana las condiciones son ideales. A un desacuartelar rápidamente el barco se pone a 7 nudos. Obviamente con el volumen del casco y el mencionado aparejo no pretendemos realizar grandes proas; la ceñida debe ser contemplada de una manera amplia o nos quedaremos parados.


Algo parecido ocurre cuando abrimos el rumbo; el barco pierde potencia y viento aparente, además la ausencia de tangón nos impide portar el foque por barlovento y las crucetas y obenques retrasados no permiten abrir la mayor a partir de determinado ángulo. Para mejorar las condiciones de navegación en rumbos abiertos izamos un asimétrico enrollable, amurado en el botalón que el astillero ofrece como opción. El barco arranca de nuevo, mantiene buena velocidad y permite ir ganando sotavento, siempre que no caigamos demasiado.




Bavaria 40  Cruiser - asimétrico

El asimétrico enrollable nos facilita navegar hacia sotavento a buena velocidad, Foto: José Luís de la Viña.


La maniobra de asimétrico es sencilla y los podemos enrollar en cualquier momento, traslucharlo o arriarlo sin mayor complicación, por lo que no se precisa una tripulación regatera. La maniobra de la mayor y el foque resulta también sencilla y práctica, de todas formas para facilitar el crucero y la más reposada navegación familiar no estaría de más que un o dos de los winches estén motorizados. El sistema de doble escota en la mayor, una pata de gallo a media botavara con sendos dos a uno, uno por cada banda, queda algo limitado puesto que al final es como si hiciéramos un tiro directo desde el final de la botavara.



Algunas conclusiones


El Bavaria 40 Cruiser es un confortable barco de crucero que ofrece gran habitabilidad y como tal tiene que ser considerado. Tal vez sería interesante potenciar aún más sus grandes capacidades crucerísticas para completar sus posibilidades de navegación, una de estas opciones puede ser la ya apuntada de motorizar alguno de los winches y otra instalar el motor de superior potencia, de 40 cv, o incluso del de 55 cv, que nos ofrecerá mayor versatilidad, ayudará a tapar los agujeros de navegación presentes en la naturaleza del aparejo, especialmente en popas con vientos ligeros y medios y nos facilitará mantener las baterías cargadas, algo imprescindible para que funcione la nevera en verano.


Un complemente absolutamente imprescindible, especialmente si pensamos navegar en verano por el Mediterráneo, es el toldo llamado bimini que protege la timonera y la bañera de los inclementes rayos solares.


Busque todos los veleros Bavaria Cruiser en venta en boats.com

También le puede interesar: Cómo escoger un barco a vela para travesías oceánicas



































Especificaciones Bavaria 40 Cruiser


Eslora12,35 m
Manga3,96 m
Calado1,65 – 2,05 m
Desplazamiento8.680 Kg
Lastre2.736 Kg
Superficie de vela82 m2
Motor30 cv

Más información sobre Bavaria Yahcts: Bavaria España

 

 

Anuncio