El barco de vela más grande expuesto en el Salón Náutico de Barcelona no lo era solo por sus 23 metros de eslora… los 11 metros de manga también contribuyen a que este catamarán ofrezca espacios sorprendentes.





Suscríbase a nuestro canal YouTube para no perder ninguno de nuestros videos.


El doble puesto de mando, ubicado en la cubierta superior donde se centraliza el control de las principales maniobras, y a sus espaldas la amplitud de un espacio de estar en las alturas con mesa para ocho personas, sofás, cojines, y aire, mucho aire.
Por supuesto que también hay múltiples espacios en la cubierta principal y en el salón que incluye un completísimo bar. La cocina completamente equipada para largas y bien alimentadas travesías se ubica en uno de los cascos con acceso a la cabina de la tripulación.
Para estar en contacto con el agua la mejor opción es la plataforma hidráulica de popa, de altura variable. Permite unir la circulación entre los cascos creando un espacio increíble a ras de agua.




Lagoon Seventy 7 Diego Yriarte  Video

Diego Yriarte en el Salón Náutico de Barcelona a bordo del Lagoon Seventy 7.


Tampoco crea que este tamaño de barco le obligará a llevar mucha gente, dispone solo de dos cabinas dobles para invitados, y por supuesto un camarote principal, que es posible que sea un poco más pequeño que el de la vivienda habitual, pero cuenta con la ventaja de la playa privada.


También le puede interesar:


TAG 60 XR: catamarán de crucero a vela de máxima tecnología


Lagoon 380: el catamarán polivalente


De los catamaranes voladores al patín catalán

Anuncio