Año tras año el número de barcos Puma que se venden de segunda mano es elevado, lo que no deja de resultar sorprendente, habida cuenta de que el astillero Inerga que construía los Puma cerró definitivamente en los primeros años 90. Muy bien tienen que estar construidos estos barcos, muy bien diseñados y excelentemente dimensionados para que treinta y tantos años después del cierre del astillero sigan siendo una referencia en el mercado español de cruceros a vela de pequeña y mediana eslora.

Velero Puma 34

Un Puma 34 en la regata PalmaVela 2011. Foto: Nico Martinez.



En su época dorada que comprende desde la fundación en los primeros años 60 por parte de Alberto Cabal, gerente de Nao Glass una industria de producción de piezas en fibra de vidrio y apasionado de la vela, y hasta su último y definitivo cierre, Puma construyó cientos de barcos, todos ellos cruceros a vela con esloras comprendidas entre los 23 y 39 pies, con diseños de Holman & Pye, Angus Primrose, Ron Holland e, incluso, el propio Alberto Cabal.

El éxito de esta familia de barcos resultó arrollador, como ejemplo se puede citar que el representante en Mallorca, la náutica Tomás Darder, se podía volver de muchas de las ediciones del Salón Náutico de Barcelona con 50 o 60 barcos vendidos.

Astilleros Furia fue una escisión de INERGA a finales de los 70, en una de las crisis que tuvo a INERGA casi en coma. Alberto Cabal y Jaime Pique, su director comercial compraron algunos de los moldes y se establecieron por su cuenta.

Algunos de los modelos de Puma más exitosos, que navegan en las costas españolas y que forman parte del “fondo de armario” de nuestro mercado de segunda mano pueden ser los siguientes, ordenados por fecha de aparición.

 

Puma 23 (1971)


Velero Puma 23 La Peregrina

La Peregrina, un elegante Puma 23 en plena navegación, este modelo utiliza motor auxiliar fueraborda.



Este diseño de Holman & Pye comenzó a construirse en el año 1971, se trata de du excelente crucerito de iniciación, capaz también de encarar travesías de importancia. Sólido, estable y marinero, su interior puede alojar a un par de personas y hasta a tres bien avenidas. Cuenta con una cocina importante para su eslora y hasta con un confortable comedor. La bañera está muy bien protegida, es amplia y confortable, incluso permite tumbarse a lo largo de cada banco, si no se supera la estatura media.

Se pueden encontrar unidades en diferentes estados de conservación, pero la solidez de casco, mástil y aparejo hacen de él algo cuasi indestructible.

Eslora: 6,87 m

Manga: 2,21 m

Calado: 1,18 m

Desplazamiento: 1.347 Kg

Superficie de vela: 19 m2

 

Puma 26 (1972; ½ Ton)


Velero Puma 26

En esta imagen se puede apreciar el excelente estado en el que se pueden encontrar barcos de la serie Puma 26, a poco que hayan sido cuidados.



Para su época todo un crucero incluso con ambiciones regateras, salió al mercado un año después de su hermano menor y también de los tableros de Holman & Pye, dentro del escalón IOR de la Media Tonelada.

El Puma 26 es uno de los más logrados barcos de esta familia, se construyeron centenares de unidades.

El interior de este barco es notablemente espacioso para su eslora, cuenta con cuatro literas y un comedor, amplia cocina, cuarte de baño y un buen cofre al que se accede desde la bañera. Este modelo ya monta motor diesel interior.

El aparejo a cabeza es extremadamente sólido, con la mayor parte de la maniobra reenviada a la bañera y servida por un par de winches a cada costado de la caseta y otros dos para las escotas sobre las brazolas. Ya comenzaba la electrónica, y en estos barcos se colocó una especie de pequeño mostrador sobre el tambucho en el que poder instalar los nuevos aparatos.

Eslora: 8 m

Manga: 2,80 m

Calado: 1,45 m

Desplazamiento: 2.750 Kg

Superficie de vela: 30 m2

 

Puma 34 (1975; ¾ Ton)


Velero Puma 34

Venerable Puma 34 en plena regata con un elegante génova de Kevlar.



Durante muchos años el Puma 34 era un barco grande para los parámetros de esos tiempos, la industria española apenas producía en serie un par de modelos de mayor eslora. Diseñado por Kim Holman, es todo un crucero oceánico, marinero, sólido y seguro que ofrece una buena habitabilidad especialmente enfocada para ser utilizada en navegación, algo que en los modernos diseños está bastante olvidado.

Dos elementos importantes del interior son la espaciosa y confortable mesa de cartas y la práctica cocina, ambas disponen de multitud de cajoneras, estanterías y recovecos donde estibar. Dos literas en proa, un comedor central en babor con un sofá a estribor, todo ello utilizable como literas. Una confortable conejera a estribor completa el alojamiento. A proa del salón se sitúa el cuarto de baño, en babor.

Además de ser un excelente crucero familiar el Puma 34 mostraba grandes ambiciones deportivas de tal manera que la cubierta se construyó en sandwich de PVC para mejorar la estabilidad. Decenas de estos barcos siguen participando en todo tipo de regatas, por ejemplo el Lohengrin, que siempre ha pertenecido a la familia Bacquelaine, ha terminado segundo en la reciente Copa del Rey de Vela Clásica, en el apartado de Espíritu de Tradición. El Lohengrin fue el prototipo de la serie y se construyó en madera.

Para dar una idea de las dimensiones de las series que se construían en estos años, del modelo Puma 34, Inerga realizó más de 200 unidades entre los años 1975 y 1984.

Las últimas series se comercializaron con el nombre Puma 341, su principal diferencia con el original es que el aparejo resulta más esbelto, con unos cuantos metros cuadrados más de vela.

Eslora: 10,36 m

Manga: 3,16 m

Calado: 1,85 m

Desplazamiento: 3.675 Kg

Superficie de vela: 63,17 m2

 

En sus últimos años Puma dejó de ser fiel a Kim Holman y se pasó a Ron Holland padre del Puma 27 y Angus Primrose quien diseñaría el Puma 29 ambos del año 1979

 

Puma 29 (1979)


Velero Puma 29

Un ejemplar de Puma 29 navegando al largo con su espí de corte moderno.



Primer diseño de Angus Primrose para Nao-Glass, este crucero de estilo IOR mantiene los estándares de la marca Puma en cuanto a robustez, calidad de construcción, notable habitabilidad y buen navegar. Nació a finales de la primera etapa del astillero, en el año 1979 y también fue producido en su segunda vida; las últimas unidades son de 1988, en total se construyeron un centenar de estos barcos, muchos de los cuales aún navegan en todas las costas españolas.

Eslora: 8,94 m

Manga: 3,20 m

Calado: 1,70 m

Desplazamiento: 3.368 Kg

Superficie de vela: 63,17 m2

Con la crisis de finales de los años 70 Alberto Cabal y Jaime Piqué se desgajan de Nao Glass y fundan Dresport que compró algunos de los moldes de los Puma y construyó distintos modelos con la marca Furia. Puma renacería de sus cenizas en un par de ocasiones para desaparecer definitivamente en los años noventa del pasado siglo.

 

Busque barcos Puma en venta en boats.com

 

También le puede interesar:

6 novedades en veleros para ver en el Salón de Barcelona

4 veleros de más de 40 pies para poca tripulación

Elegir un velero: el equilibrio crucero-regata

Crucero-regata: Quiero competir con mi barco 

4 barcos a vela de 30 pies

Anuncio