El otro día por la tarde, mientras lijaba la brazola de la escotilla de mi Herreshoff Marlin, me puse a imaginar como sería tener a alguien que lo puliera todo por mí la próxima primavera. Adiós a las molestias en las puntas de los dedos, adiós a los vaqueros llenos de manchas de barniz… me podría relajar con una bebida burbujeante en la mano y disfrutar mirando cómo todo el trabajo se iria haciendo.

Pero después pensé que soñar por soñar, mejor soñar a lo grande… o a lo supergrande: tan grande como un superyate. ¿Porqué soñar con pagar a alguien para que me embarnice un barco de 6 metros cuando puedo fantasear con  tener un yate a vela enorme?

Si solo pudiera comprarme un superyate… Cuál escogería?

Me gusta regatear e ir muy rápido y me gustan los yates clásicos. Así que restringí las opciones a cinco yates. Todos ellos cumplen mis más altos estándares en lo que a superyates se refiere, aunque de formas muy distintas.

yate de mis sueños pendennis hemisphere

El catamaran Hemisphere de los astilleros Pendennis tiene la mejor relación ‘cantidad-precio’: es el más grande de todos.



#5: Hemisphere

Nunca he tenido un catamaran, pero en lo que a espacio y velas se refiere, el Hemisphere no tiene parangón. Con sus 44 metros de eslora y 16 de manga, este barco me proporcionaría a mí y a todos mis amigos la mayor superficie para disfrutar, tanto en cubierta como en velamen. El área de la mayor y del gennaker juntos excede los 3.600 m². Velocidad máxima: 20 nudos. ¡Vaya!

Y en el clima al cual me quiero acostumbrar (léase: Caribe), no hay duda que el trampolín de la proa sería mi local predilecto. “Grumete! Tráeme otro vino…”

 

Velsheda

Velsheda es un J Class restaurado que fue botado en 1933. Foto: Marc Heupers.



 

#4: Velsheda

Rupert Holmes escogió el Velsheda para el topo de su lista de los 10 veleros más sexy (10 Sexiest Sailing Yachts) y con mucha razón. Es un velero J Class de los de la Copa del América que ganó muchas regatas en sus tiempos áureos (los años 30) pero que nunca llegó a disputar la Copa de las Cien Guineas. Creo que si este fuera mi elegido, regatearía en climas tropicales y después tendría una auxiliar muy confortable con una ducha tonificante esperándome al final de cada día.

 

yate de mis sueños velero Fidelis

Fidelis tiene dos puestos de mando y kilómetros de velas.



#3: Fidelis

Dos puestos de mando (uno para ella y uno para él?), escalera de popa plegable y casi 1.500 metros cuadrados de vela… Creo que el Fidelis mejoraría mi reputación en el club náutico. También da la sensación de ser