Por: Diego Yriarte

El Campeonato Europeo de la Clase Internacional J80, congregó a 236 tripulantes, un 12 por ciento de mujeres, un porcentaje que no es elevado, pero sí evidencia un espacio ganado en un deporte practicado mayoritariamente por hombres.

Barco a vela clase J80 Calimocho

Solo chicas: Tripulación del “Calimocho”. Foto: Diego Yriarte.

Anuncio



 

La primera semana de julio la flota europea de la Clase Internacional J80 se reunió en el Club Náutico El Balís para competir por ser el mejor del continente. Un total de 52 embarcaciones con tripulaciones provenientes de 10 países es un reto importante para un club, pero este es el tercer campeonato de carácter internacional que ha organizado El Balís este año. El village estaba situado enfrente a los barcos generando un área de sociabilidad que en pocos metros compartía el trabajo cotidiano del barco, con las charlas, el intercambio de conocimientos y el descanso; las tripulaciones, separadas en el mar se concentraron en tierra. Y al estar todos juntos, la presencia femenina se hizo evidente por la participación activa y comprometida con la competición, y las correspondientes tareas en tierra.

 

Vela Europeo de J80 mujeres a bordo

Tripulación del “Al Thuraya”, de Rajaa Al Uwaisi. Las tareas en tierra se combinaron con el esparcimiento. Foto: Diego Yriarte



 

Los motivos por los que ellas escogen el J80 para navegar son los mismos que los hombres: es un barco de clase monotipo, el que llega primero gana, es accesible, transportable y existe un buen número de unidades como para realizar campeonatos internacionales de alto nivel. Además, hay un motivo particular que beneficia la combinación de sexos; aunque, como veremos más adelante, no beneficia específicamente las tripulaciones femeninas. Este motivo es la reglamentación de peso de la tripulación que, exige un máximo de 338,60 kg independientemente que sean 4, 5 ó 6 personas. Muchas tripulaciones de 3 ó 4 hombres completan el peso con mujeres, de contextura más ligera, pero aquí también cuenta la experiencia.

vela Europeo Sofía Bertrand  Bribón Movistar

Sofía Bertrand a bordo del “Bribón Movistar". Foto: Diego Yriarte.



 

Sandra Azón, Plata en Atenas 2004, la olímpica Lara Cacabelos embarcada con el “Factor Energía” de José María van der Ploeg, o Sofía Bertrand, que con el “Bribón Movistar" se ha subido al podio en cinco de las seis regatas que ha disputado este año, incluyendo la Gaastra PalmaVela y el Trofeo Conde de Godó-Merchbanc, son algunos ejemplos de experiencia en el mar. No solo ocupan la proa, puesto de gran responsabilidad, pero preferentemente para cuerpos ligeros; también las hay patronas, trimers o estrategas.

 

VELAS Y VIDEOJUEGOS

La experiencia de Sandra Azón en esta regata a sido muy interesante, e imagino que gratificante pues, la prioridad no fue subir al podio, sino colaborar en la calidad de vida de una familia. Navegó en el “Lapsus” con una tripulación integrada por Diego Esteban y sus tres hijos de 12, 15 y 16 años. Las declaraciones del padre son más que elocuentes: “No tenemos casi experiencia en vela de regatas –explica el padre de familia-, pero buscaba un deporte divertido para pasar tiempo de calidad junto a mis hijos, en lugar de comprarles una videoconsola. En el J80 estamos compitiendo junto a medallistas olímpicos y campeones mundiales y encima teníamos la zanahoria del Europeo. Compramos el barco en febrero y estamos teniendo a las hermanas Azón de entrenadoras, que son unas cracks”.

 

SOLO CHICAS

vela Europeo J80 tripulación femenina Calimocho

La tripulación catalana del “Calimocho” se llevó el duelo particular entre tripulaciones femeninas. Foto: Diego Yriarte.



 

De las 52 embarcaciones solo dos estaban equipadas con tripulación íntegramente femenina, la tripulación omaní del “Al Thuraya”, de Rajaa Al Uwaisi y la tripulación catalana del “Calimocho”, patroneado por Carlota Massana, quienes accedieron a una entrevista a pie de pantalán:

Boats: ¿Por qué una tripulación femenina?

Carlota Massana: Habíamos navegado juntas en vela ligera, la mayoría en 420, éramos un grupo que nos juntamos en Barcelona y es algo que nos une.

María Calzado: Y también es un reto, porque al final es diferente, no es lo mismo estar en un barco con hombres que, en regata, hay muchos momentos tensos de esfuerzo que solamente el brazo de un hombre es suficiente y nosotras tenemos que usar 4 brazos, y hay que coordinarlo con el resto de la maniobra.

Vela campeonato europeo J80

Lo más habitual son las tripulaciones mixtas. Foto: Diego Yriarte.



 

B: ¿En este tipo de barco falta más manos que fuerza?

CM: Es un tema de peso, y nosotras para llegar a ese peso tenemos que ser 6 y no es un barco para 6 personas, no hay espacio, tenemos que sentarnos muy juntas.

MC: También tenemos que coordinarnos más en las maniobras. Hay más manos que intervienen y si una se demora, o pisa un cabo, la otra ya no puede hacer lo que tenía que hacer. Hemos de ir con mucho más cuidado y más atentas a todo. Cuando vas a la banda has de preocuparte de dejarle hueco a la otra porque sino no va a entrar.

CM: Cuando vamos a virar, hay que moverse para que salga la que va al foque, la maniobra es más trabada y hay que virar más lento para coordinar.

Grandes olas vela campeonato europeo J80

El viento de Levante enarboló olas de tamaño considerable. Foto: Diego Yriarte.



 

 

B: ¿Los días de calma compensan?

CM: No, porque llevamos el mismo peso que ellos, pero una persona más. Un día como el de hoy (jueves 3 de julio, 24 nudos del E, rachas de 29) por peso tendríamos que aguantar, pero nos falta fuerza.

MC: Parece que debería ser más fácil con más gente, pero no lo es.

 

B: ¿Es la primera regata que hacéis juntas?

CM: Las seis juntas sí, este año comenzamos a navegar cinco de nosotras y para este campeonato hemos subido una chica más para completar el peso.

 

B: ¿Qué es lo que más os agrada de la clase?

MC: Que sea monotipo, que todos los barcos son iguales, y lo que influye es la coordinación y la estrategia del barco, te pone en las misma condiciones, el mismo peso, las velas muy similares.

CM: La diferencia entre un barco nuevo y uno usado no es tanta y las regatas son más bonitas. Vamos todos muy juntos. La clase está intentando que no se profesionalice demasiado, solo permite un juego de velas al año, el patrón no puede ser  profesional si no es el armador, eso permite que gente amateur, como nosotras y muchos más, puedan navegar y competir con ellos.

 

Y TAMBIÉN HICIERON PODIO

El desarrollo del campeonato fue muy interesante, dos jornadas de calma y tres de viento de Levante. El jueves por la mañana se izó en tierra la bandera de salvavidas obligatoria y solo se pudo hacer una prueba, pues cuando el viento llegó a rachas de 29 nudos, la flota retornó a puerto.

vela EV Cataschool campeonato europeo J80

“EV Cataschool” de Quentin Delapierre, nuevo Campeón de Europa de la Clase J80. Foto: Diego Yriarte.



 

El desenlace también fue interesante, la tripulación del “Interface Concept” de Simon Moriceau había arrebatado el primer puesto a los del “Factor Energía” de José María van der Ploeg. Ambos se concentraron en duros marcajes durante la jornada final, ocasión que permitió al ‘EV Cataschool’ de Quentin Delapierre navegar sin presión y saltar del tercer al primer escalón del podio del Campeonato Europeo, en su primera temporada en la clase.

Por cierto, Lara Cacabelos, a bordo del “Factor Energía” se colgó el bronce al cuello.

Vela campeonato europeo J80

Lara Cacabelos a bordo del “Factor Energía”. Foto: Diego Yriarte.



 

Busque todos los barcos J Boats J80 en venta en www.boats.com.

Anuncio