El Pardo 43 presenta un elevado estándar de diseño, construcción y acabados y está concebido para navegaciones diurnas aprovechando al máximo la vida sobre cubierta. Desde luego que puede ser una embarcación de uso único, pero apunta con toda claridad a ser barco auxiliar de megayates.

Prueba Pardo Yachts 43 crucero abierto

La forma del casco favorece un rápido planeo y una navegación enérgica que se disfruta con intensidad. Foto: Diego Yriarte.

Anuncio



Después de más de 40 años de producción de embarcaciones de vela de reconocido prestigio internacional con sus modelos Grand Soleil, Cantiere del Pardo ha decidido sorprender al mercado con el lanzamiento de una embarcación de motor de 43 pies de eslora, la primera de una gama que contempla otras esloras, un 36 y un 50 pies, diseñada por el estudio Zuccheri Yacht Design.

Prueba Pardo 43 crucero abierto

En el diseño de la Pardo 43 destacan líneas claras y puras; es un diseño muy actual y funcional que se adapta a un estilo de navegación diurna. Foto: Diego Yriarte.



 

En cubierta


Prueba Pardo 43

El solario de popa se puede elevar para descubrir un gran volumen de guardado y el acceso de popa a la cámara de motores. Foto: Diego Yriarte.



El diseño se destaca por su modernidad y en especial por la gran cantidad de superficies destinadas a asolearse; si bien, el techo en forma de T protege el puesto de mando y la cocina exterior y del mismo parten toldillas, hacia proa y hacia popa que permitirán puntualmente sombrear estas áreas. Otra de las características de la cubierta es la buena circulación con un pasillo perimetral protegido por un alto y seguro francobordo. Al ingresar por popa contemplamos una basta plataforma de baño; en la unidad que probamos y como opcional, esta plataforma es hidráulica, sumergible y contempla la posibilidad de estibar una moto de agua o una neumática, facilitando enormemente la maniobra de botarla.

Prueba Pardo 43

El puesto de mando tiene tres asientos, el central corresponde a la persona que estará al mando, mientras que el área queda protegida por un parabrisas integral. El T-Top protege tanto la cocina exterior como los asientos del puesto de mando. Foto: Diego Yriarte.



Los dos pasillos laterales ladean la primera área de solario dispuesta sobre el capot eléctrico elevable que descubre una gran área de estiba y la posibilidad de acceder a la parte trasera de los motores. También es posible acceder a la cámara de motores por una escotilla situada a mitad de la eslora en un espacio amplio y considerado para instalar un estabilizador giroscópico, una opción que ofrecen muy pocos barcos de esta eslora.

Prueba Pardo 43

La mesa desplegable se puede bajar y ampliar aún más la superficie de solario y los respaldos pueden cambiar su configuración. Foto: Diego Yriarte.



A continuación del solario se dispone la dinette con mesa y bancos fijos y con respaldos del banco de popa que comparten funcionalidad con el solario al permitir diferentes posiciones. La mesa puede albergar cómodamente a ocho personas. La cocina exterior cuenta con dos fogones eléctricos, aunque es posible optar por fogones de inducción o barbacoa eléctrica. El espacio de trabajo es amplio y está situado en el pasillo central en mitad de la eslora; también es amplio el mueble de la cocina que incluye fregadero y nevera.

Prueba Pardo 43

En el solario de proa caben cómodamente tres personas, pero también es un área que se puede cubrir con una toldilla para el fondeo. Foto: Diego Yriarte.



Por los pasillos laterales llegamos a la proa en la que encontramos otra superficie de solario y un banco que al elevarlo nos da acceso al pozo de anclas. El sistema del ancla merece una mención especial debido a que “aparece” ante una puerta en la roda, desplaza el escobén con la caña del ancla para separarla del casco y luego permite que el ancla descienda. Toda esta maniobra se realiza con el accionar del mismo cabrestante, sin motores adicionales y puede realizarse tanto desde la proa como desde el puesto de mando.

 

Invitación a la siesta


Prueba Pardo 43

Hacia popa se han dispuesto dos literas pero, evidentemente la configuración de los interiores se puede modificar al gusto de las personas armadoras. Foto: Diego Yriarte.



A babor del puesto de mando encontramos la puerta de acceso al interior, confeccionada en plexiglás y acero inoxidable. Al ingresar, mediante una escalera de cuatro escalones, tenemos una superficie de apoyo y de guardado sobre la banda de babor y una cama doble en proa. El interior tiene carácter de loft; totalmente abierto hacia proa y hacia popa donde se han situado dos literas. El ambiente es diáfano y el decorado estándar tiene un diseño delicado en el que predominan las maderas de roble claro. La característica más notable del interior es que se ha dotado al cuarto de baño de un considerable volumen y amplitud ya que incorpora una ducha compartimentada. Quizá sorprende que el interior carezca de una mesa pero esto denota el carácter de navegación diurna que manifiesta esta embarcación donde, aunque opcional, es muy recomendable incorporar aire acondicionado para aceptar la invitación a una fresca siesta en los días de más calor.

Prueba Pardo 43

El interior tiene aspecto de loft, solo el lavabo está compartimentado, el espacio de proa lo ocupa una cama doble y también podemos encontrar varios espacios de estiba. Foto: Diego Yriarte.


Potencia bajo control


El puesto de mando incluye tres asientos, si bien el central es el que corresponde a la persona que esté al mando, ésta y sus acompañantes gozarán de la protección del parabrisas de una sola pieza y que también protege la superficie de la consola de instrumentos, con mucho espacio para alojar equipo.

El diseño del casco contempla una V de más de 50 grados en proa que se amplía para llegar a los 16 grados en la popa, favoreciendo un rápido planeo mediante dos líneas de redanes y una condición estable con buena capacidad en las viradas gracias a un marcado pantoque. La construcción en infusión monolítica en la obra viva y en sándwich de espuma de PVC de alta densidad para la obra muerta culmina con el T-Top confeccionado en fibra de carbono para reducir al máximo el centro de gravedad. Los mamparos estructurales construidos en composite logran un conjunto de gran solidez estructural.

Prueba Pardo 43

Es interesante el diseño y mecanización del sistema de fondeo que utiliza el motor del cabrestante para su accionamiento, sin motores adicionales, por lo que minimiza la posibilidad de roturas. Foto: Diego Yriarte.



La unidad que hemos probado estaba equipada con dos motores Volvo IPS 600 de 435 hp cada uno e integra el sistema de joystick para facilitar las maniobras.

La prueba de mar la realizamos con cinco personas a bordo, sin viento y con una ligera marejadilla. La velocidad máxima desarrollada fue de 34,8 nudos; si bien, era necesario limpiar el fondo. En pruebas posteriores la máxima fue de 38,8 nudos. Como velocidad de crucero económico a 2.500 RPM el consumo se estableció en 3,7 litros por milla, unos 83 litros a la hora a una velocidad de 22 nudos. Para alcanzar la velocidad máxima tardó 24 segundos; aunque en solo 11 estaba planeando. Es interesante remarcar que pese a ser una embarcación considerada como una auxiliar de lujo - los dos depósitos de combustible suman 1.200 litros con lo que obtenemos una buena autonomía, es un barco que bien puede considerarse como barco único y familiar teniendo en cuenta que en categoría C puede transportar 16 personas.

 

Características Pardo Yacht 43


Eslora total: 13,50 m
Manga: 4,20 m
Calado: 1,05 m
Desplazamiento: 9.900 kg
Motorización: 2 x IPS600, 435 CV C/U
Capacidad de combustible: 1.200 l
Categoría diseño CE:  B 12 personas / C 16 personas

Más información sobre el Pardo 43: Pardo Yachts

 

También le puede interesar:

Prueba Frauscher Demon 1414: excelencia y lujo en cada detalle


5 auxiliares de superyate muy versátiles

Diseño dual: Crucero de día o auxiliar de superyate?

 

Anuncio